DogsPlanet » Adiestramiento » ¿Cómo enseñarle a mi perro a que venga cuando le llamo?

¿Cómo enseñarle a mi perro a que venga cuando le llamo?

Autor: Marièke

Enseñar a tu perro a que venga cuando le llamas es esencial. Es lo que te permitirá dejarle ir sin correa. Hay varios ejercicios que se pueden utilizar para enseñar rápidamente a tu perro a volver cuando le llamas. Te los explicamos en detalle en este artículo.

¿A qué sirve esta orden?

Esta orden permite que tu perro vuelva hacia ti cuando le llames. No es lo mismo que decir su nombre o que la orden «Al lado».

En general, la orden «Ven» o «Vuelve» le pide a tu perro que vuelva hacia ti, en tu zona. La orden «Al lado» pide al perro que camine a tu lado. Finalmente, la orden «Aquí» le pide al perro que se pare en un lugar específico.

La distinción entre estas órdenes es importante porque cada una se aprenderá de manera diferente. En este artículo, se trata de que el perro vuelva a ti, en tu zona, por ejemplo después de haber sido paseado sin correa.

Varias situaciones de la vida cotidiana pueden llevar a tu perro a andar suelto sin querer – miedo repentino, ataque de otro perro, puerta abierta … Estarás más tranquilo/a sabiendo que tu perro volverá fácilmente hacia ti si lo llamas.

¿Cómo enseñar la orden «Ven» (o «Aquí») a tu perro?

mi perro se escapa y no obedece

Prerrequisito

Sólo hay un prerrequisito antes de empezar : debe saber su nombre.

El aprendizaje

El aprendizaje se divide en tres etapas: la primera en casa, la segunda fuera en un lugar cerrado y tranquilo y la tercera fuera en un lugar cerrado y con más ruido.

Ve con tu perro en una habitación tranquila de tu casa, trae algo de comida contigo y haz lo siguiente:

  • Di el nombre de tu perro y luego la orden («Ven», «Aquí» o «Vuelve»). No digas sólo su nombre porque debes ser capaz de decir su nombre sin que se acerque;
  • Cuando tu perro venga hacia ti, recompénsalo. Si no se acerca, espera unos segundos y empieza de nuevo a decir su nombre y la orden. Recompénsalo cada vez que venga. Cuando sientas que se cansa y que se distrae fácilmente, haz una pausa o vuelve a intentarlo más tarde.

Una vez que tu perro reaccione positivamente en una habitación, extiende el ejercicio a toda tu casa y luego sal al exterior. Lo primero que hay que hacer es empezar en un área tranquila y cerrada (un gran jardín o un parque sin mucha gente). Si no tienes la oportunidad de tener un área cerrada, haz el ejercicio con dos personas, llevando a tu perro de una a otra. Esto te dará más seguridad si intenta escaparse.

Finalmente, ve a un lugar con más distracción – otros perros, gente… – y mira cómo reacciona. Si ves que es complicado, vuelve a un área cerrada.

Las actitudes correctas

El adiestramiento de tu perro es una mezcla entre:

  • Repetición: Tres sesiones diarias de 5 minutos son mejores que una sesión de 20 minutos en la que tu perro acabe agotado;
  • Paciencia: repite, repite y repite sin perder la paciencia. A algunos perros les cuesta más que otros, es normal.
  • Actitud positiva: si ves que estás perdiendo la paciencia, deténte. Si le gritas a tu perro, puede que te tenga miedo y que prefiera no volver hacia ti. Volver a ti debería ser positivo, debería ser un juego para él y no algo negativo.

El caso de los perros adoptados

Hay una tendencia a pensar que los cachorros son más difíciles de adiestrar que los perros más viejos adoptados en los refugios. Es cierto y no cierto al mismo tiempo. Todo depende de tu perro.

Un cachorro de 3 meses seguramente tendrá más dificultad para concentrarse, carecerá de cualquier aprendizaje y querrá complacerte. Un perro adoptado se concentrará con mayor facilidad, pero seguramente tendrá habilidades que entrarán en conflicto con las que estás tratando de enseñarle. Además, se necesitará tiempo para generar confianza.


En conclusión, no olvides nunca que estas sesiones de aprendizaje son sobre todo momentos de estimulación intelectual para tu perro. ¡Disfrútenlo y creen un vínculo entre los dos!

0 comentarios

Artículos similares

Publicar comentario