Accueil » Alimentación » ¿Puedo darle huesos a mi perro?

¿Puedo darle huesos a mi perro?

Autor: El equipo DogsPlanet.com

La típica imagen de un perro mordiendo un hueso es una de las más conocidas en el mundo animal. Aunque se trata de un alimento de calidad con un interesante valor nutritivo además de ser una forma de aliviar las encías del perro, entregarle huesos a tu perro no debe tratarse de algo sistemático y debe hacerse siguiendo unas pocas precauciones.

En este artículo, te explicaremos qué huesos son peligrosos en los perros y qué precauciones tomar antes de darle huesos a tu mascota.

Darle huesos a tu perro: ¿una buena idea?

Para el perro, roer un hueso es uno de los mejores placeres y puede ser considerado una delicia. El roer un hueso ayuda al perro a mantener una buena salud buco-dental, incluyendo la prevención de la acumulación de sarro. Además, ayuda a que tu perro respire mejor.

Sin embargo, hay algunos huesos que son peligrosos y que pueden causar lesiones graves como los huesos de conejo, los huesos de pollo, los huesos quebradizos, los irrompibles y los afilados.

Por otro lado, uno nunca debe dar huesos cocidos a su perro. Al cocinar, estos huesos tienden a volverse quebradizos y a romperse, lo que puede causar lesiones en tu perro.

¿Cuáles son los peligros de los huesos en los perros?

No todos los huesos son peligrosos en los perros. Los que están prohibidos son los de conejo, pollo u oveja y todos los huesos cocidos que pueden formar astillas y así causar lesiones. Los huesos rodeados de carne podrida o no fresca también están prohibidos ya que pueden intoxicar a tu perro.

Aquí están los principales peligros de los huesos en los perros:

  • Dientes rotos;
  • Lesiones en la cavidad bucal (encía y lengua);
  • Obstrucción traqueal;
  • Lesiones en el tracto digestivo (esófago, estómago, intestinos);
  • Peritonitis;
  • Trastornos digestivos;
  • Sangre en las heces.

En vista de los riesgos para la salud del animal, es aconsejable llevar a tu perro al veterinario tan pronto como aparezca una señal sospechosa después de darle los huesos.

En el caso de fragmentos atascados en el tracto digestivo, puede ser necesaria una cirugía para extraerlos.

¿Qué huesos están permitidos en los perros?

Algunos huesos, como los de la carne cruda, pueden ser masticados sin romperse. Es posible darle a tu perro este tipo de hueso sin riesgo de perforar el tracto digestivo con fragmentos de hueso.

Sin embargo, es aconsejable no darlo regularmente. Masticar con frecuencia puede dañar los dientes. También es importante asegurarse de que el hueso sea lo suficientemente grande como para no ser tragado para evitar el riesgo de asfixia u obstrucción intestinal.

Lo ideal es dar un hueso de vacuno crudo rodeado de algo de carne o un hueso de médula de vacuno una vez a la semana.

Algunas precauciones a tomar

Aunque los huesos buenos son bastante interesantes para el perro, es necesario, sin embargo, tomar algunas precauciones para preservar su salud:

  • Los huesos pequeños están prohibidos y deben ser evitarse a toda costa;
  • Optar por los huesos crudos rodeados de carne, reducirá el riesgo de estreñimiento;
  • Dale a tu perro huesos de un tamaño apropiado, sin darle pequeños, a riesgo de asfixiarlo o perforar las membranas de su tracto digestivo;
  • Supervisa a tu mascota cuando mastica y no le des nada cuando estés fuera;
  • Es preferible optar por los huesos de la médula ósea, que son muy apreciados por los perros.

0 comentarios

Artículos similares

Publicar comentario

Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia en nuestra página web. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies. Aceptar Más información