Dieta BARF vs. comida cocinada: ¿cuál es la mejor para tu perro?

barf vs comida cocinada perros

Una de las cuestiones más importantes en la salud de nuestras mascotas es su nutrición. Es sabido que la alimentación natural es la mejor opción para los peludos, pero incluso dentro de esta categoría existen varios tipos. Entre los más comunes y populares en la actualidad están la dieta BARF y la comida cocinada, dos opciones saludables y equilibradas que pueden funcionar para todo tipo de caninos. Veamos en qué consiste cada una y cuáles son sus pros y contras

Dieta BARF

BARF son las siglas en inglés para «comida cruda biológicamente apropiada» (Biologically Appropriate Raw Food). Como puedes imaginar, consiste en ofrecerle a tu perro alimentos que no han sido sometidos a ningún tipo de cocción, en especial proteínas animales como aves, huevos o pescado. 

Pros:

  • Máxima conservación de las propiedades nutricionales.
  • Ahorro de tiempo en la preparación.
  • Facilidad para combinar alimentos y equilibrar la dieta.
  • Mayor variedad de formas y texturas para estimular el apetito. 
  • Reduce la presencia de sarro en los dientes y encías.

Contras:

  • Con alimentos muy duros, existe cierto riesgo de desgaste en los dientes.
  • Resulta un poco más cara que otras formas alternativas.
  • Si no se lavan bien los alimentos, existe el riesgo de ingestión de parásitos dañinos para la salud.

En cualquier caso, la dieta BARF recupera la naturaleza carnívora de los canes, que tienen dentadura y sistemas digestivo e inmune adaptados al consumo de carnes crudas. Por eso puede resultar interesante para quienes buscan que sus peludos vuelvan a sus orígenes y todo lo que consuman esté libre de cualquier producto procesado.

Comida cocinada

Esta alternativa consiste en preparar y cocinar los alimentos de la misma manera que si lo hicieras para ti, pero cumpliendo con los requerimientos nutricionales de tu perro. Así, lo habitual es priorizar proteínas de origen animal, grasas y vegetales, evitando o limitando los cereales. Existen marcas como Dogfy Diet que se dedican a preparar menús completos con este tipo de alimentación (también existe en francés).

Pros

  • El calor elimina patógenos como parásitos y bacterias presentes en carnes o vegetales.
  • Los sabores son más intensos y agradables al paladar.
  • La digestión es más rápida y ligera.
  • Es posible preparar los menús, guardarlos en el congelador y descongelar a medida que se vayan a consumir.

Contras

  • Algunos nutrientes desaparecen durante la cocción. No obstante, si estos se someten a temperaturas de cocción bajas y controladas, se asegura la preservación de todos los nutrientes que se encuentran naturalmente en los ingredientes.
  • Se pierde parte de la humedad natural de los alimentos. Sin embargo, si la cocción se hace a bajas temperaturas controladas, el porcentaje de humedad de los alimentos no se pierde.
  • La preparación lleva más tiempo.

La ventaja de opciones como Dogfy Diet es que las comidas vienen empaquetadas en porciones individuales, por lo que no necesitarás dedicar tiempo a la cocina. Por otro lado, su cocción es lenta y a baja temperatura para preservar al máximo las propiedades nutricionales.

¿Qué opción escoger?

Depende. Si esperabas que te recomendáramos una alternativa clara, lamentamos decepcionarte. Pero es que cuando se trata de mascotas y alimentación, no existe una sola forma de hacer las bien cosas, sino que hay que considerar las características de tu can, sus necesidades y vuestro estilo de vida. Porque sí, tú también formas parte de la ecuación al ocuparte de preparar y servir las porciones de comida.

Por ejemplo, la dieta BARF funciona muy bien para perros activos y con altos requerimientos de energía, así como aquellos con gran apetito y sin demasiadas manías a la hora de comer. Vamos, esos comilones que todo lo engullen –si vives con uno, sabes de lo que hablamos–.

En cambio, si tu peludo tiene alergias, intolerancias, problemas de digestión o simplemente un estómago sensible, es buena idea que te decantes por la comida cocinada. Además, es posible que, con ciertas adaptaciones, puedas alimentarlo con el mismo menú que preparas en casa, lo que supone un ahorro monetario considerable.

Elijas lo que elijas, se trata de una alimentación natural, que es la mejor manera de garantizar una adecuada ingesta de nutrientes. Esto es lo más importante para que tu perro se mantenga sano, ágil y lleno de energía, listo para seguirte allá donde vayas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.