Accueil » Sin categorizar » Ocuparse de un perro mayor

Ocuparse de un perro mayor

Autor: Rémi

Como los seres humanos, los perros envejecen y su comportamiento y físico cambian. En este artículo, explicamos en detalle cómo cuidar de un perro mayor.

¿Cómo defines a un perro mayor?

En el último cuarto de la vida de un perro, los efectos del envejecimiento se notan y se sienten gradualmente.

El sistema digestivo, urinario, respiratorio, cardiovascular, nervioso, reproductivo y locomotor frenan y cambian el metabolismo del animal hasta que finalmente se detiene por la muerte del perro.

Según el tamaño, el peso, el potencial genético y las condiciones generales de vida de un perro, su edad real puede variar enormemente. El envejecimiento de un perro, calculado en términos de edad, es bastante diferente al de un gato o un humano.

El envejecimiento en las razas pequeñas

Las razas pequeñas de perros generalmente viven más tiempo. El promedio puede variar fácilmente entre 15 y 18 años para perros pequeños y muy pequeños. Un perro pequeño generalmente comienza a ser considerado un perro viejo a los 10 años de edad aproximadamente.

  • Menos de 15 kilos = 9 a 10 años de edad

En las razas medianas

Como los perros se encuentran entre las razas pequeñas y las grandes, el envejecimiento también se encuentra entre las dos.

  • Entre 15 y 40 kilos = 8 años

En las razas grandes o muy grandes

Los perros de esta categoría viven, en promedio, menos tiempo que los perros pequeños y muy pequeños. Como suelen vivir entre 10 y 12 años, un perro grande o muy grande comienza a considerarse un perro viejo a los 7 años de edad en promedio.

  • 40 kilos y más = 6 a 7 años de edad

Estas estimaciones sólo se utilizan para establecer la edad media a la que el perro debería poder beneficiarse de un cambio en su estilo de vida para adaptar su vida diaria a su nueva condición.

Señales de envejecimiento en los perros

La aparición de los signos de la vejez es visible, como en los seres humanos, tanto a nivel físico como psicológico y de comportamiento.

chien vieux signes

Cambios físicos

  • Aumento del tiempo de descanso
  • Movimientos más lentos
  • Fatiga más rápida en el esfuerzo
  • Los saltos o ciertos movimientos pueden resultar difíciles de realizar
  • Menos juguetón
  • Pelos blancos en el cuerpo y en el hocico
  • Pelo más apagado e incluso puede carecer de pelo en algunos lugares
  • A veces aparecen quistes o verrugas
  • Más pesado físicamente 
  • Cojera
  • Facultades deterioradas (olfativas, visuales, etc.)
  • Disminución del apetito
  • Incontinencia

Cambios conductuales y psicológicos en el perro mayor

  • Su interés por aquello que le estimulaba anteriormente se ve reducido
  • Negativa y rechazo a jugar
  • Le gusta estar solo con más frecuencia
  • La reacción a veces se retrasa un poco tras una petición o la llegada de un ser querido
  • Gime sin dolor aparente
  • Aullido de socorro en caso de ausencia
  • Impaciente
  • Salta y se asusta en presencia de ruidos familiares
  • Mordisquea de nuevo ciertos objetos
  • Deambula por su entorno sin motivo alguno

Posibles enfermedades en un perro mayor

A medida que envejecemos, el riesgo de enfermedad aumenta considerablemente. Dependiendo de la condición general del perro, algunos pueden desarrollar diferentes problemas de salud a medida que envejecen. La detección temprana de uno de estos nuevos problemas de salud puede hacer toda la diferencia en la calidad de vida del perro que envejece.

chien âgé maladies

Insuficiencia cardíaca o fallo cardíaco 

A medida que los perros envejecen, alrededor del 25% de ellos se ven afectados por problemas cardíacos. Los perros de razas pequeñas, especialmente los machos, parecen estar más afectados por problemas de insuficiencia cardíaca.

  • Fatiga
  • Falta de aliento
  • Tos seca
  • Pérdida de peso
  • Vientre hinchado
  • Síncope

Osteoartritis o artrosis

Este trastorno articular es degenerativo y empeora con el tiempo, lo que a menudo conduce a la rigidez y el dolor diarios en el perro.

  • Ritmo y apariencia más rígida después del ejercicio
  • Rigidez al levantarse después de un período de descanso
  • Le resulta más difícil subir o bajar escaleras
  • Entrar o salir del coche es más difícil
  • Disminución del interés por los paseos y el ejercicio en general
  • Letargo

La diabetes en los perros mayores

A medida que un perro envejece, el páncreas a veces tiene dificultades para producir suficiente insulina para controlar la glucosa en el cuerpo del perro.

  • Aumento del apetito
  • Parece que nunca está lleno
  • Pérdida de peso a pesar de todo
  • Aumento de la sed (polidipsia)
  • Aumento de la orina que suele ser más clara de lo habitual (poliuria)
  • Hiperglucemia

Fallo renal

A medida que los riñones se van deteriorando con la edad, la urea puede acumularse en la sangre del perro hasta tal punto que su vida puede verse seriamente amenazada.

  • Pérdida general de energía
  • Pérdida de apetito
  • Aumento de la sed
  • Aumento de la orina
  • Dolor causado por la inflamación de los riñones
  • El perro puede vomitar grandes cantidades de agua

Cataratas

Como en los humanos, las cataratas en los perros están relacionadas con la degeneración del lente del ojo, el cristalino.

  • El centro del ojo se blanquea gradualmente a medida que la pupila desaparece
  • Aumento del estrés debido a la disminución de la visión
  • Frecuente desorientación al pasar de la oscuridad a la luz

Tumores mamarios en perros mayores

Los tumores son claramente visibles y palpables bajo el vientre de la perra. Por lo general, hay que extraerlos. Alrededor del 40% de los tumores son malignos y amenazan la vida. Las perras esterilizadas muy jóvenes rara vez se ven afectadas por este importante problema de salud.

  • Nódulo localizado en las glándulas mamarias bajo el abdomen

Las condiciones uterinas en los perros

En las perras sin esterilizar, las infecciones suelen aparecer 1 o 2 meses después del último celo. Las perras esterilizadas rara vez se ven afectadas por este tipo de condición.

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Disminución del apetito
  • Aumento de la sed
  • Aumento de la orina
  • Pérdidas de la vulva
  • Vómitos

Problemas de próstata en los perros

Aproximadamente el 85% de los perros sufren un aumento de la próstata al envejecer. Esta condición es en su mayoría benigna, pero también puede conducir a infecciones acompañadas de inflamación de la glándula prostática en perros mayores.

Como los cambios hormonales son la principal causa de los problemas de próstata en los perros machos, los perros castrados o esterilizados a una edad muy temprana rara vez se ven afectados por este tipo de condición.

  • Orina que contiene sangre
  • Ausencia de orina
  • Pérdida de sangre que fluye del pene
  • Estreñimiento causado por una defecación dolorosa
  • Rigidez de los miembros posteriores 

Mejorar la vida diaria del perro mayor

Al igual que en los humanos, ciertas deficiencias pueden desarrollarse a medida que el perro envejece.

Afortunadamente, con el avance de las ciencias médicas, nutricionales y otras, los perros hoy en día tienen más recursos que anteriormente lo que les permite vivir más tiempo y disfrutar de una buena calidad de vida cada día.

chien âgé aider

Algunos pasos a seguir

El dueño de un perro mayor puede poner en práctica ciertas medidas para asegurar la comodidad y el bienestar de su perro.

  • Visitas más frecuentes al veterinario.
  • Aliviar las condiciones inflamatorias de las articulaciones con medicación natural o de otro tipo prescrita por el veterinario que lo atiende.
  • Mantener los hábitos del perro mientras los adapta a su habilidad actual.
  • Proporcionar al perro un lugar de descanso tranquilo, sin corrientes de aire, mientras permanece cerca de los miembros de la familia.
  • Sin aislarlo, proteger al perro de la agitación de los niños para evitar la falta de paciencia o de tolerancia por su parte ante la turbulencia de los niños muy pequeños.
  • Ajustar el ejercicio a su condición.
  • Acortar el tiempo, el ritmo y la frecuencia de los paseos para adaptar gradualmente su ritmo a las habilidades del perro mayor.
  • Respetar los límites del perro explicando al entorno (niños, familia, visitantes, etc.) que el perro es viejo y que no necesariamente quiere jugar como antes. Si se aísla, explique a los demás que lo dejen en paz porque prefiere descansar por ahora.
  • Si es posible, evitar las escaleras colocando los cuartos del perro en la planta baja en vez de arriba.
  • Limitar la distancia entre el perro y su dueño para no asustar al animal, que suele estar más preocupado a medida que envejece.
  • Permanecer en el campo de visión del perro cuando esté sordo para tranquilizarlo.
  • El cepillado regular realizado con cuidado tranquiliza al perro y permite la detección de cualquier bulto, parásito u otros elementos inusuales, manteniendo al mismo tiempo un contacto tranquilizador para el perro mayor.
  • Manipular al perro con cuidado, como por ejemplo al limpiar las patas al volver de un paseo.
  • Mantener un ejercicio regular en el perro aunque sea moderado y más adaptado a su condición.
  • Asegúrate de que el cuenco de agua sea accesible incluso si la frecuencia de la micción aumenta.

Alimentar al perro mayor

Hay muchas opciones de alimentos para perros en el mercado que pueden adaptarse muy bien a medida que el perro crece y envejece. Las necesidades alimenticias del perro varían con la edad y los cambios en la condición física general.

Los fabricantes de alimentos para perros han comprendido esto y han adaptado los productos en consecuencia.

Requisitos de energía

El metabolismo de envejecimiento del perro lleva a una actividad más restringida, reduciendo así los requerimientos de energía del animal.

  • Disminución de alrededor del 10%
  • Actividad menos frecuente y menos intensa
  • Disminución del tamaño de las porciones o cambio a un alimento más adecuado para evitar la sobrealimentación
  • Mantener un peso saludable

Proteína

Las proteínas son un gran tema de controversia en los perros. Lo mejor es consultar esto con el veterinario para llevar a cabo una dieta adaptada a cada caso.

  • Proteína de alta calidad en ausencia de fallo renal
  • Alimentos bajos en proteínas para la insuficiencia renal generalmente prescritos por un veterinario

Lípidos

Un perro mayor necesita menos grasa. Un metabolismo más lento puede llevar a la obesidad si la ingesta de grasa se mantiene demasiado alta en el perro mayor.

  • Elija grasas de buena calidad que contengan Omega 3 y Omega 6
  • El suplemento de ácidos grasos esenciales (EFA) a veces recomendado por el veterinario

Hidratos de carbono

En cuanto a los carbohidratos, las necesidades del perro no cambian realmente, pero es preferible evitar los azúcares rápidos para reducir el riesgo de que el perro desarrolle diabetes.

  • Evitar los azúcares rápidos
  • Favorecer los azúcares lentos (almidón)
  • Dividir las raciones de comida en dos y tres comidas durante el día para permitir niveles más estables de glucosa en la sangre

Vitaminas

Se pueden hacer algunos cambios vitamínicos en la comida diaria del perro para ayudar a prevenir el envejecimiento y las enfermedades que lo acompañan.

  • Aumentar la cantidad de vitaminas del grupo B porque son solubles en agua y se eliminan con mayor frecuencia debido a la polidipsia y la poliuria relacionadas con el envejecimiento del organismo canino.
  • La ingesta de vitamina E es extremadamente beneficiosa debido a su efecto antioxidante que previene el envejecimiento del cuerpo.

Minerales

La cantidad de minerales absorbidos es importante y debe ser vigilada. El exceso de sodio, calcio u otros minerales puede ser peligroso para el perro que envejece.

  • Evitar el exceso de calcio o sodio
  • Evitar el fósforo ante una insuficiencia renal
  • Añadir hierro previene la anemia
  • La adición de zinc promueve el buen funcionamiento del sistema inmunológico

Prevención de complicaciones en el perro mayor

Así como es preferible que los humanos visiten a su médico regularmente a medida que envejecen, lo mismo es cierto para los perros que envejecen.

Las visitas regulares acompañadas de un análisis de sangre y un examen físico completo por parte del veterinario pueden ayudar a detectar la aparición temprana de cualquier enfermedad en el perro que envejece.

Cuando la vejez se detecta a tiempo, a menudo es posible poner en práctica un tratamiento o nuevos hábitos de vida que permitan al perro vivir más tiempo pero de forma pacífica y agradable.

El tiempo puede hacer toda la diferencia entre prevenir, curar e incluso mantenerse vivo en el caso del perro que envejece.

Ajustar la dieta y los hábitos de vida a medida que envejece le permite seguir viviendo bien con sus familiares.

Mantener un peso ideal en el perro mayor también es esencial y crucial para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades que pueden invalidar su vida diaria.

Conclusión

Después de dedicar sus vidas a dedicarse a sus dueños y a amarlos incondicionalmente, los perros mayores se vuelven menos capaces de satisfacer las demandas de la vida diaria y, como los humanos, necesitan adaptarse a su estilo de vida diario.

Afortunadamente, la investigación ha llevado a un inmenso progreso en los campos de la medicina veterinaria, cirugía, dietética y más particularmente en la geriatría canina, permitiendo al perro vivir pacíficamente en el último cuarto de su vida junto a su amado amo.

Prolongar la vida de este compañero de cuatro patas ha hecho grandes progresos no sólo en años sino también en la calidad de vida del perro. Al igual que los humanos, los perros de hoy en día viven más tiempo y de forma más saludable.

Mantener a tu viejo amigo vivo en la comodidad y en el bienestar hasta la muerte es digno de elogio, pero también es importante no ser irrazonablemente persistente u obstinado cuando el perro sufre de forma innecesaria. 

Artículos similares

Publicar comentario