Perro de San Huberto

Chien de Saint-Hubert, St. Hubert Hound, Bloodhound

El Perro de Sant Huberto es un excelente perro de caza, también utilizado para el rastreo y la búsqueda, es también un excelente compañero de vida. Este magnífico ejemplar de aspecto melancólico y noble es un extraordinario perro familiar. Su constancia, su alegría de vivir, su lealtad y su presencia emocional lo hacen un miembro de la familia de pleno derecho. En el Reino Unido, algunas tripulaciones lo utilizan hoy en día con mucha frecuencia para el "Clean-Boot", un deporte de ocio derivado de la caza, que consiste en hacer rastrear a los corredores por una manda. Hoy en día, los equipos de "Clean-Boot" son probablemente la mayor reserva de esta magnífica raza de perro de trabajo.

Altura 58 a 69 cm
Peso 36 a 50 kg
Esperanza de vida 10 to 12 años
Pérdida de pelo High
Necesidad de ejercicio High
País de origen Bélgica

Descripción rápida del Perro de San Huberto

Carácter

  • Sensible y reservado
  • Muy fiel a su maestro
  • Gran gentileza con la familia
  • Paciente y dedicado

Aspecto

  • Macizo, pesado e imponente
  • Paso muy lento
  • Cabeza en forma de cúpula
  • Hermosas orejas largas y caídas

Salud

  • Generalmente saludable
  • Se le deben vigilar sus ojos
  • No padece ninguna patología en particular

Personalidad del Perro de San Huberto

Sensible y reservado, los Perros de San Huberto son un perro de un solo amo y son muy leales.

Este digno y muy noble perro es muy gentil con todos los miembros de su familia, grandes o pequeños. Paciente y devoto, es un excelente compañero para los niños.

Es más fácil convivir con la hembra que con el macho, especialmente en familia. Puesto que el macho generalmente tiene un carácter más fuerte, y necesita, por tanto, una educación y adiestramiento más firme sin ser, por ello, jamás agresivo o violento. La educación debe realizarse con dulzura.

Obediente y muy tranquilo, este perro es muy perseverante en lo que emprende. No es agresivo pero a veces desconfía de los extraños.

chien de saint-hubert personnalité

Aspecto de la raza

sabueso

Masivo, macizo, pesado, imponente y muy lento, el Perro de San Huberto es sin embargo el más poderoso de todos los sabuesos.

Su expresión le confiere una notable majestuosidad y un aspecto encantador. A pesar de su aparente pesadez, su silueta refleja su dulzura y gran bondad.

Altura

Entre 58 y 69 cm (22.83 y 27.17 pulgadas) para el macho
Entre 58 y 69 cm (22.83 y 27.17 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 36 y 50 kg (79.37 y 110.23 libras) para el macho
Entre 36 y 50 kg (79.37 y 110.23 libras) para la hembra

Color

Su pelaje es rojizo o negro y rojizo. 

Pelo

Su pelaje es corto, denso y suave.

Morfología

Su cabeza tiene forma de cúpula con piel flácida. Sus ojos son de color marrón oscuro o avellana y tienen forma de diamante o rombo.

Sus hermosas orejas caídas son largas. La nariz suele ser negra. Su larga cola forma una elegante curva.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 6, a la sección 1 y al número #84

Características del Perro de San Huberto

Esta raza corresponde a tu estilo de vida?

Cada raza de perro tiene sus propias características. Sin embargo, el carácter real de un perro puede variar de uno a otro dentro de la misma raza.

¿Es el Perro de San Huberto tu perro ideal? ¡Averígualo con nuestro quiz!

¡Tardarás menos de 3 minutos!

Hacer el test
Vida en apartamento
Primer perro
Quedarse solo
Resistente al frío
Resistente al calor
Afectuoso
Convivencia con niños
Comportamiento hacia desconocidos
Convivencia con otros animales
Pérdida de pelo
Nivel de baba
Fácil de cuidar
Salud
Fácil de adiestrar
Inteligente
Tendencia a ladrar
Tendencia a mordisquear
Protector
Instinto de caza
Aventurero
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio
Juguetón

Consejos sobre esta raza

Este perro de aspecto especial, gentil y tranquilo puede vivir en una casa con su familia sin ningún tipo de problema.

Sin embargo, es aconsejable tener un gran jardín donde pueda realizar su ejercicio diario.

Como tiende a convertirse en un experto en destruir cosas y en escaparse, es preferible que el jardín esté cerrado y no tenga objetos de valor.

Es fundamental vigilarlo regularmente puesto que tenderá a aprovechar cualquier oportunidad para escapar o destruir lo que le rodea.

Es esencial educarlo desde el principio de manera firme pero sin ser, por ello, brusca o violenta. Odia la violencia, y esta puede llevarlo a ser agresivo si se le impone.

El perro San Huberto tiene un extraordinario sentido del olfato que es totalmente superior al de otros perros.

Es muy fácil para él seguir el rastro y puede resultar muy útil en ciertas ocasiones. Por lo tanto, es aconsejable añadir este ámbito o característica en su educación o adiestramiento.

Salud del Perro de San Huberto

Muy poderosos, potentes y muy robustos, el Perro de San Huberto suele gozar de una excelente salud.

Los ojos deben ser vigilados para evitar así la irritación, sin embargo, ninguna patología está relacionada con la raza.

CUIDADOS

Su pelaje no requiere ningún cuidado especial. Un ligero cepillado de vez en cuando es necesario, sin embargo,es preferible también un control regular de sus ojos y de sus orejas caídas, inspeccionando así sus oídos. 

Historia de la raza

Originario y procedente de Bélgica, los antepasados de este perro de caza fueron aparentemente criados por San Huberto (Saint-Hubert), un santo cristiano que vivió en el siglo VII.

Se dice que la raza homónima se originó en este período, aunque las primeras descripciones del Perro de San Huberto se atribuyen a Gastón Fébus en su "Livre de chasse" (Libro de Caza). 

La leyenda dice que Dios se le apareció a San Huberto cuando desertó durante el viernes santo para correr por el bosque para practicar así su deporte favorito, la caza.

Después de esta aparición, Sain Huberto cambió su vida radicalmente. Después de su muerte, los monjes decidieron mantener la raza de perro que había creado durante su vida. Seis magníficos ejemplares fueron entregados al Rey de Francia cada año para la veneración real.

El Perro de San Huberto fue abandonado y dejado de lado más tarde en beneficio de de nuevas razas que los vendedores describieron y calificaron como más rápidas.

Tras la muerte de San Huberto (Saint-Hubert), se estableció un festival en Bélgica para rendirle homenaje anualmente. Este festival anual va acompañado de una bendición de los perros que se ha convertido en una tradición hoy en día. Cada 3 de noviembre, Saint-Hubert (San Huberto) se celebra en Tervuren donde los perros son bendecidos en su honor.

La raza casi desapareció por completo después de la Revolución Francesa, pero fue revivida y resurgió bajo Napoleón III. El Conde Jean-Emmanuel Héctor Le Couteulx de Canteleu fue fundamental en el resurgimiento del Perro de San Huberto. La raza le debe así su florecimiento y desarrollo en aquella época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba