Accueil » Salud » ¿Puedo darle las sobras de la comida a mi perro?

¿Puedo darle las sobras de la comida a mi perro?

Autor: Rémi

Hoy en día y durante muchas décadas, los perros se han convertido en verdaderos miembros de la familia en el hogar. Por eso, a la hora de la comida, estos compañeros suelen ocupar su lugar alrededor de la mesa. Así que es natural que queramos compartir nuestra comida con ellos, para complacerlos y evitar el desperdicio.

Pero, ¿es realmente una buena idea?

Sobras: una dieta inadecuada para las necesidades de los perros

Es esencial saber que el alimento humano no es similar al alimento para perros. De hecho, los perros tienen necesidades específicas, que deben ser respetadas para asegurar su buena salud. Por lo tanto, es ideal optar por productos basados en la dieta natural de estos animales.

Sin embargo, algunos perros pueden tener necesidades diferentes dependiendo de su tamaño, raza, edad o problemas de salud. Como habrás podido comprender, los restos de nuestra comido están compuestos por todo tipo de productos y no podrán satisfacer las necesidades específicas de tu compañero canino.

Además, debes tener en cuenta que ciertos alimentos pueden afectar significativamente en la salud del perro.

Cuidado con los alimentos dañinos y nocivos

Muchos alimentos no se ajustan a la dieta natural del perro pueden causar efectos secundarios como vómitos, diarrea y problemas digestivos. Al mismo tiempo, otros alimentos que se encuentran frecuentemente en la dieta humana pueden ser extremadamente dañinos o incluso muy peligrosos para tu perro.

Aquí está la lista de alimentos que se deberán prohibir en la dieta de tu perro, incluso en pequeñas cantidades aunque tu perro te lo pida:

  • Chocolate,
  • carnes saladas,
  • huesos cocidos,
  • pescado crudo,
  • cebollas, ajo y chalotas,
  • la uva,
  • los aguacates,
  • el jamón y las salchichas,
  • los mejillones,
  • el puerro,
  • el cebollino,
  • la remolacha,
  • el surimi,
  • el ruibarbo.

Como puedes ver, es mejor no darle a tu perro restos de comida, ya que muchos platos contienen al menos uno de estos alimentos.

Un mal hábito para corregir desde el principio

Muy a menudo, son los perros los que reclaman las sobras de sus dueños durante las comidas. Sabemos lo difícil que puede ser resistirse a estas pequeñas bolas de pelo.

Pero es importante aprender a rechazar estas peticiones y establecer unos buenos hábitos desde que se adopta al perro, ya sea un cachorro o un adulto. Deberás educar a tu compañero para que no gire alrededor de la mesa durante las comidas, te asegurarás así de su buena salud, de su tranquilidad y de la tus invitados.

La buena práctica sigue siendo darle sólo los alimentos que son específicos para él, como son el pienso, el paté o las golosinas para perros.

Artículos similares

Publicar comentario