Accueil » Alimentación » Los carbohidratos en la comida para perros

Los carbohidratos en la comida para perros

Autor: Rémi

Los carbohidratos son un alimento que está muy presente en las noticias y que muchos dueños de perros están cuestionando. Es común oír hablar de los carbohidratos en la comida para perros y en su pienso y, a menudo, de forma negativa.

¿Pero para qué sirven estos carbohidratos? ¿Son necesarios para el perro? ¿Existen carbohidratos no recomendados para nuestras mascotas? ¿Para qué se usan?

En este artículo, te explicaremos qué carbohidratos se pueden digerir fácilmente en los perros y cuáles no y cuáles son sus funciones en el cuerpo de tu mascota.

¿Qué son los carbohidratos?

También conocidos como hidratos de carbono, los carbohidratos son macronutrientes compuestos por azúcares. Existen varios tipos de carbohidratos:

  • Carbohidratos asimilables: Son los carbohidratos que tu perro puede digerir y constituyen la principal fuente de glucosa, que es esencial ya que es la forma más rápida de energía disponible en el cuerpo. Estos carbohidratos se dividen en dos categorías: – Carbohidratos simples (o azúcares rápidos) como la sacarosa y la lactosa, que contienen dos azúcares simples; – Carbohidratos complejos (o azúcares lentos), que están formados por varias moléculas de glucosa unidas entre sí, como el almidón.

    El almidón debe ser cocinado (o gelatinizado) para ser digerido por las enzimas digestivas del perro para poder liberar así la glucosa.

  • Carbohidratos no asimilables: También llamados fibra, estos carbohidratos se dividen en dos categorías: fibra insoluble como la celulosa, que favorece el buen tránsito y la comodidad digestiva en los perros si se proporciona en cantidades moderadas. De hecho, en los humanos, la digestión de las fibras se realiza por la enzima salival, la amilasa, y a nivel del páncreas por la amilasa pancreática. Sin embargo, en los perros, la amilasa salival no existe y cuando la ingesta de fibra es elevada, las enzimas pancreáticas se ven desbordadas y esto provoca trastornos digestivos como hinchazón, diarrea y flatulencias.

Los carbohidratos son, por lo tanto, nutrientes importantes y su digestión depende de su naturaleza, de su cocción y de la cantidad.

El papel de los carbohidratos disponibles en los perros

Los carbohidratos asimilables son, por lo tanto, carbohidratos que el perro es capaz de digerir gracias a la presencia de las enzimas necesarias para este proceso. Suelen ser carbohidratos simples, polisacáridos y almidón. El papel de los carbohidratos digeribles en el perro es proporcionar la energía necesaria para el cuerpo del perro.

Cabe señalar que no se recomiendan los carbohidratos simples, ya que son los responsables de las grandes variaciones en los niveles de glucosa en la sangre de los perros.

El papel de los carbohidratos no asimilables en los perros

La fibra es un carbohidrato no asimilable que no proporciona energía, pero cuando se proporciona en cantidades moderadas, mejora el tránsito y la comodidad digestiva en los perros. Existen dos tipos de fibra:

  • Fibras insolubles: facilitan el tránsito intestinal y promueven la renovación de la mucosa digestiva si se suministran en pequeñas cantidades. En grandes cantidades, pueden causar inflamación del colon y aumentar la cantidad de heces.
  • Fibras solubles: estas fibras mejoran la irrigación del colon y evitan el desarrollo de ciertas bacterias malas creando una acidez. Sin embargo, es importante destacar que estas fibras deben estar presentes en cantidades moderadas para poder beneficiarse así de sus ventajas.

Los carbohidratos en el pienso

El pienso para perros generalmente contienen carbohidratos complejos, como el almidón, y no carbohidratos simples. Técnicamente, es fundamental utilizar el almidón en la fabricación del pienso. Sin embargo, esto no es un problema siempre y cuando se respeten las dosis y el perro digiera correctamente los carbohidratos contenidos en el pienso.

Sin embargo, se pueden encontrar piensos de mala calidad con grandes cantidades de almidón o incluso de fibra, y son estos tipos de pienso los que deben evitarse.

Estos piensos, ricos en carbohidratos complejos, pueden provocar trastornos digestivos y deficiencias de proteínas.

Normalmente no se indica en las latas o bolsas de comida para perros, pero es aconsejable calcular la cantidad de carbohidratos en la comida para perros utilizando la siguiente fórmula:

Contenido de carbohidratos = 100 – (Proteína bruta + grasa + ceniza + fibra + humedad)

Si el nivel obtenido está entre 20 y 25, este pienso contiene un buen nivel de carbohidratos y por lo tanto son de buena calidad. Entre 25 y 30, son de calidad media. Por encima de 30, este pienso es de muy mala calidad y, por lo tanto, debe evitarse.

Artículos similares

Publicar comentario