Bichón frisé

Bichon à poil frisé, Bichón de Tenerife

El Bichón frisé tiene un aspecto incomparable. Es un perrito adorable y además, apenas pierde pelo, lo que resulta perfecto para las personas con alergias. Este magnífico perrito es el perro ideal para todo tipo de dueños y dueñas.

Altura 23 a 30 cm
Peso 3 a 5 kg
Esperanza de vida 12 to 15 años
Pérdida de pelo Low
Necesidad de ejercicio Mediano

Descripción rápida del Bichón frisé

Carácter

  • Muy juguetón
  • Carece de agresividad
  • Dócil y gentil
  • Afectuoso y sensible

Aspecto

  • Pelo sedoso y fino
  • Todo blanco
  • Cuerpo armoniosamente proporcionado
  • Ojos oscuros

Salud

  • Muy robusto a pesar de su tamaño
  • No se ve afectado por problemas de salud particulares
  • Sensible a la humedad

Personalidad del Bichón frisé

De naturaleza muy alegre, tiene un aspecto muy entrañable de perrito. Se trata de un verdadero peluche en forma de perrito.

Carece totalmente de agresividad, no es en absoluto un perro guardián y cualquier intruso será recibido con una gran efusión de alegría y emoción.

Este perro ideal no requiere ningún adiestramiento específico. Sin embargo, hay que tener mucha paciencia mientras se adapta a su entorno, pero después, su educación será muy fácil.

Dócil, amable, afectuoso, sensible, inteligente, obediente, sociable, juguetón es muy empalagoso, el Bichon frisé puede ser adecuado para una familia numerosa con niños como para los ancianos.

El Bichón frisé necesita un ejercicio regular pero puede adaptarse muy bien en un espacio pequeño, unos pocos metros cuadrados, a lo sumo, le irán muy bien para su ejercicio diario.

Debe vivir, sin lugar a duda, en el interior y se quedará siempre con su familia, ya sea grande o pequeña. Este perrito querrá seguir cada movimiento de su amo y nunca querrá quedarse solo por mucho tiempo.

bichon frisé personnalité

Aspecto de la raza

bichón rizado

Este perro es pequeño y juguetón y posee un sedoso y fino pelaje que forma pequeños rizos similares a un sacacorchos. La particularidad del Bichón Frisé es que es todo blanco comparado con otros Bichones. Este lindo perrito de aspecto alegre tiene un cuerpo de proporciones armoniosas. Su apariencia combina fuerza, poder y elegancia.

Altura

Entre 25 y 30 cm (9.84 y 11.81 pulgadas) para el macho
Entre 23 y 28 cm (9.06 y 11.02 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 3 y 5 kg (6.61 y 11.02 libras) para el macho
Entre 3 y 5 kg (6.61 y 11.02 libras) para la hembra

Color

El color blanco puro es el único color que caracteriza el pelaje del Bichón frisé.

Pelo

El pelo es sedoso, fino, suave y forma rizos en forma de sacacorchos.

Morfología

La cabeza tiene un cráneo plano y está en perfecta armonía con el resto del cuerpo. Los ojos son oscuros, más bien redondos, muy brillantes y bordeados de negro. Las orejas, no muy grandes, están caídas. La nariz es negra.
La cola es llevada en alto, colgante, graciosamente curvada sobre la espalda y no está enroscada.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 9, a la sección 1 y al número #215

Características del Bichón frisé

Esta raza corresponde a tu estilo de vida?

Cada raza de perro tiene sus propias características. Sin embargo, el carácter real de un perro puede variar de uno a otro dentro de la misma raza.

¿Es el Bichón frisé tu perro ideal? ¡Averígualo con nuestro quiz!

¡Tardarás menos de 3 minutos!

Hacer el test
Vida en apartamento
Primer perro
Quedarse solo
Resistente al frío
Resistente al calor
Afectuoso
Convivencia con niños
Comportamiento hacia desconocidos
Convivencia con otros animales
Pérdida de pelo
Nivel de baba
Fácil de cuidar
Salud
Fácil de adiestrar
Inteligente
Tendencia a ladrar
Tendencia a mordisquear
Protector
Instinto de caza
Aventurero
Nivel de energía
Intensidad
Necesidad de ejercicio
Juguetón

Precio y presupuesto mensual

Precio de un cachorro Bichón frisé: entre 700 € / $ 830 y 1000 € / $ 1185
Estos precios son indicativos y pueden variar según el criador

Fotos del Bichón frisé

Consejos sobre esta raza

Este pequeño perro muy sociable no puede soportar la soledad. La solución, para los dueños que pasan mucho tiempo trabajando y tienen que estar fuera durante un período largo del día, es comprar o adquirir una pareja.

Junto a esta el Bichón Frisé será muy feliz. Le encanta el contacto con sus amos, pero si tiene la posibilidad de tener la compañía de uno de sus compañeros, será igual de feliz.

De lo contrario, solo será infeliz hasta que se deprima y pierda su maravilloso carácter vivo y alegre.

No importa el lugar donde vida, ya sea en un loft, en un apartamento, en una casa con jardín o no, en la ciudad o en el campo, será muy fácil vivir con este maravilloso ejemplar puesto que podrá adaptarse sin importar donde viva, siempre y cuando no esté solo.

Salud del Bichón frisé

Muy robusto a pesar de su tamaño, el Bichón Frisé no tiene problemas de salud particulares. Sin embargo, es sensible a la humedad pero no le teme al frío.

CUIDADOS

Debido a su bonita mata de pelo, el Bichón frisé requiere un buen cepillado diario. Un baño mensual también ayudará a proteger su pelaje y asegurar un hermoso pelaje blanco que siempre estará puro y limpio.

Como su pelaje tiende a enredarse, es necesario acostumbrarlo al cepillado diario desde una edad muy temprana. Muy dócil, se acostumbrará muy rápidamente y el cepillado se hará muy fácil.

Su pelaje es fino y muy difícil de desenredar, de ahí la importancia de acostumbrarlo a una sesión diaria de cepillado desde una edad temprana.

Historia de la raza

Sus orígenes no parecen estar totalmente confirmados, pero el Bichón Frisé parece descender de un cruce entre un Barbet, un Caniche y un Bichón maltés.

Nacido durante el Renacimiento italiano, entre 1400 y 1560, el Bichón Frisé fue muy popular en el Mediterráneo.

En aquella época, tras su introducción en las Islas Canarias, fue nombrado en honor a la capital del archipiélago, Tenerife.

Este nombre permaneció en él durante mucho tiempo, hasta estos últimos años. Independientemente de sus orígenes, era considerado en aquella época un perro precioso y la realeza se deleitaba con él.

En el siglo XVI, hizo su entrada en Francia bajo Francisco I, rey de la época, quien adoró su presencia y lo convirtió en su compañero favorito.

Los reyes eran grandes amantes de la raza, y, por ello, Enrique III no fue una excepción y el Bichón frisé alcanzó su máximo esplendor durante su reinado, de 1574 a 1589. Es durante este reinado que el Bichón Frisé hizo su primera aparición entre los belgas.

Adorado por la realeza, este bonito perrito se encuentra en todos los salones de Francia tanto con las damas como con los caballeros de la corte. Por ejemplo, Madame de Pompadour poseía varios de ellos.

El pequeño bichón era tan popular que apareció incluso en algunas obras de Fragonard y Goya. Este conoció España a principios del siglo XIX, siempre en la corte, y mantuvo su lugar en la realeza hasta principios del siglo XX.

A partir de entonces, aunque todavía es muy apreciada por los más poderosos de este mundo, es también muy apreciado por la gente y por toda la población hasta la Primera guerra mundial.

No era raro verle entonces vagando por ahí con músicos de organillo de Berbería o ocupado en diversas tareas con todos y cada uno de ellos.

La Primera Guerra Mundial fue un golpe duro para él y la raza desapareció prácticamente por completo. En 1920, un criador belga decidió salvar la raza.

La segunda guerra mundial también fue difícil, pero la raza resistió y disfrutó de una nueva vida a mediados del siglo XX.

La FCI (Federación Cinológica Internacional) confirió sus orígenes como belga y francés en 1960 y el Bichón Frisé Club fue fundado en los Estados Unidos en 1964. El Kennel Club reconoció oficialmente la raza en 1973.

Desde la década de 1970, la raza ha gozado de una gran popularidad en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba