Lebrel polaco

Chart Polski, Galgo polaco

Muy apreciado por sus habilidades de caza, sin embargo, a causa de las prohibiciones de caza en algunos países el Lebrel Polaco deberá saberse adaptar. En los países donde se permite la caza con galgos, se convierte en un excelente y muy apreciado cazador, y, sin embargo, en otros, donde su deporte favorito está prohibido, se convierte entonces en un perro de compañía también extraordinario y apreciado.

Altura 68 a 80 cm
Peso 35 a 40 kg
Esperanza de vida 13 to 14 años
País de origen Polonia

Descripción rápida del Lebrel polaco

Carácter

  • Hábil y resistente
  • Rápido y cariñoso
  • Gentil y sociable
  • Gran temperamento

Aspecto

  • Constitución fuerte y musculosa
  • Ni linfático ni pesado
  • Resiste ante las condiciones duras o difíciles
  • Pelaje muy elástico y duro

Salud

  • Sólido y robusto
  • No padece ninguna patología en particular
  • Raramente enfermo

Personalidad del Lebrel polaco

Hábil, resistente, rápido, afectuoso, gentil y sociable, es muy reservado con los extraños pero tiene el control en todas las circunstancias.

En la familia, es amable y cariñoso, pero permanece bastante reservado. Le gusta el contacto con su familia, pero no es un amante de los mimos.

Se trata de un perro sociable en su hogar, es bastante reservado con los extraños, pero se mantiene confiado y seguro de sí mismo en general. Tiene el control en todas las circunstancias y situaciones.

Aspecto de la raza

Galgo polaco

Estos perros de gran tamaño tienen una constitución sólida y muscular y son claramente más fuertes que otros de su clase.

Sin embargo, no son ni linfáticos ni pesados. Su apariencia recuerda mucho a la de sus antepasados, los lebreles asiáticos.

Todo en su físico refleja su gran poder y sus fuertes huesos. Estos son perros capaces de soportar las duras condiciones del clima polaco.

Altura

Entre 70 y 80 cm (27.56 y 31.50 pulgadas) para el macho
Entre 68 y 75 cm (26.77 y 29.53 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 35 y 40 kg (77.16 y 88.18 libras) para el macho
Entre 35 y 40 kg (77.16 y 88.18 libras) para la hembra

Color

Se puede caracterizar por todos los colores posibles.

Pelo

Su pelo es muy elástico al tacto, y es muy duro. Sin embargo, no es ni sedoso ni similar a un alambre.

Morfología

Su cabeza tiene un cráneo plano con un stop (depresión frontonasal) poco marcado. Sus grandes ojos, ligeramente inclinados o en diagonal, son de color ámbar a marrón oscuro.

Sus estrechas orejas son de tamaño medio. La nariz es negra o muy oscura. La cola puede formar un anillo completo en la punta, o tener forma de hoz y estar curvada hacia arriba.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 10, a la sección 3 y al número #333

Consejos sobre esta raza

Un perro de caza muy rápido y apreciado, el Lebrel Polaco nació para cazar.

Puede cazar en diferentes terrenos y es perfecto para varios tipos de caza. Es resistente y muy inteligente, lo que lo hace muy eficaz en la búsqueda de la presa. En acción, es rudo y muy rápido.

Su fuerte temperamento requiere una educación acorde con su fuerte carácter.

Sin concesiones, su educación debe ser llevada a cabo de manera rigurosa, y se le debe inculcar claramente las nociones de prohibiciones y de jerarquía familiar, de manera que comprenda desde muy pronto cuál es su posición en la familia.

Prefiere los espacios abiertos, donde pueda correr libremente. La vida en la ciudad es, por lo tanto, muy difícil para él.

Prefiere el campo, donde puede darlo todo sin restricciones.

Salud del Lebrel polaco

Es fuerte y muy robusto, y no se ve afectado por ninguna patología en particular.

Rara vez se enferma, y se adapta a las condiciones extremas del clima polaco. Tiene una excelente salud y una gran longevidad.

CUIDADOS

A pesar de su corto pelaje, es preferible cepillarlo regularmente para mantenerlo limpio y saludable. No es necesario ningún otro mantenimiento o cuidado.

Historia de la raza

Originarios y procedentes de Polonia, el Lebrel Polaco descendería probablemente de los Lebreles asiáticos de tipo saluki. Su presencia en Polonia puede ser certificada ya desde el siglo XIII.

Resulta totalmente imposible que se trate de un cruce entre un Borzoi y un Galgo Inglés, como ya lo afirmó el autor ruso, Sabaniejew. El Lebrel Polaco ya se encontraba en Polonia en el siglo XIII, mientras que la existencia de los Borzoi no se menciona antes del reinado de Iván el Terrible, zar en el siglo XVI.

Las representaciones del galgo polaco en la literatura de caza y en la documentación iconográfica están muy presentes. La pintura demuestra que mantuvo su aspecto original hasta finales del siglo XIX.

Utilizado para la caza de la liebre, también es apreciado para la caza de zorros, avutardas, corzos e incluso lobos. Sobresale y destaca en la caza, sin embargo, como algunos países tienen prohibida la caza con galgos pueden ser también excelentes perros de compañía.

Publicar comentario