Spitz italiano

Volpino italiano

A pesar de su incesante ladrido, el Spitz italiano merece tener un buen lugar en el ámbito de los animales domésticos y de los perros. Su tendencia a advertir puede ser inquietante para algunas personas, sin embargo, esta puede ser también muy útil para una sola persona o para aquellos que viven en una zona bastante aislada y necesitan ser advertidos cuando se produce una intrusión. Este antidepresivo natural es un compañero ideal para todos. Niños, ancianos, familias, solteros, etc., todos sin ninguna excepción pueden beneficiarse de su gran alegría de vivir y de su aspecto entrañable y encantador. Aunque no está tan extendido como su semejante, el Spitz alemán, es sin embargo un magnífico ejemplar que queda aún por descubrir.

Altura 25 a 30 cm
Peso 4 a 5 kg
Esperanza de vida 14 to 15 años
País de origen Italia

Descripción rápida del Spitz italiano

Carácter

  • Carácter fuerte
  • Vivo y alegre
  • Alegre y cariñoso
  • Amable y amistoso

Aspecto

  • Bonita silueta
  • Compacto pero armonioso
  • Aspecto general agradable
  • Orejas pequeñas, cortas y puntiagudas

Salud

  • Muy robusto
  • Disfruta de una excelente salud
  • Raramente enfermo
  • No padece ninguna patología en particular

Personalidad del Spitz italiano

Dotado de un carácter fuerte, vivaz, alegre, cariñoso, amable y amigable con todos, el Spitz italiano es un perro de carácter juguetón, al que le encanta divertir a los demás.

A pesar de su fuerte temperamento, una educación y socialización adecuadas son generalmente muy fáciles de lograr.

Incluso si sobresale en la guardia, se utiliza exclusivamente como perro de compañía en estos días.

Es amable y gentil con todos los miembros de su familia, y será únicamente feliz cuando esté en contacto con ellos. Le encantan los niños.

Con su temperamento alegre y juguetón hará feliz a todos los que le rodean.

Es un gran jugador, y le encanta hacer bromas. Los niños lo aman puesto que siempre está listo para jugar con ellos.

El Spitz italiano es un antídoto natural para la depresión, y es una alegría para todos los propietarios.

Puede hacer felices a los ancianos, haciendo así que su vida diaria sea agradable gracias a su constante buen humor.

Aspecto de la raza

Spitz italiano

El Spitz italiano es pequeño, compacto pero muy armonioso.

El aspecto general de este magnífico perrito muestra un carácter intrépido y este está siempre listo para la acción. Su apariencia general es muy bonita y agradable.

Altura

Entre 27 y 30 cm (10.63 y 11.81 pulgadas) para el macho
Entre 25 y 28 cm (9.84 y 11.02 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 5 y 5 kg (11.02 y 11.02 libras) para el macho
Entre 4 y 5 kg (8.82 y 11.02 libras) para la hembra

Color

El Spitz italiano suele ser blanco, rojo o de color champán o cava.

El color "champagne" entra dentro del estándar de la raza, pero no es el preferido de los más apasionados.

Pelo

El pelo es muy largo duro y tupido. El pelo más largo cubre el cuello y todo el tronco. Sin embargo, es más corto en los pies y en la parte delantera.

Morfología

Su cabeza tiene un cráneo algo ovoide, y tiene un stop (depresión frontonasal) bastante acentuado.

Los ojos son ocres, redondos y de tamaño normal. Las pequeñas, cortas y erguidas orejas son triangulares.

Su nariz es toda negra. Su cola es llevada enroscada y de forma permanente en la espalda.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 5, a la sección 4 y al número #195

Consejos sobre esta raza

Es un excelente perro de alarma, y sirve también como método de seguridad para las personas que viven solas.

Es muy vigilante y ladra ante la menor intrusión sospechosa. A veces puede ser un problema para los que les gusta la paz y la tranquilidad, ya que sus constantes ladridos pueden resultar irritantes.

Esta característica particular es una espada a doble filo; hace feliz a algunas personas, pero puede irritar a veces a otras.

Tanto si su ladrido molesta como si le conviene a su dueño, el Spitz italiano sigue siendo un excelente guardián, muy valiente, y no se detendrá ante nada ni nadie para advertir y proteger a los suyos.

Se podría considerar a este perro como un antidepresivo intuitivo e inteligente. Es fácil de adiestrar, pero el maestro debe tener en cuenta su fuerte carácter.

La jerarquía familiar debe ser inculcada desde el principio de su educación.

Una vez que la jerarquía esté bien inculcada en este pequeño perro, sus cualidades florecerán y resaltarán en toda su esplendor.

Como suele desconfiar de los extraños, su socialización no debe agudizar e incitar esta desconfianza natural.

Puede vivir en cualquier lugar, y puede adaptarse perfectamente a todas las situaciones familiares, le encantará también realizar todos los paseos y salidas diarias junto a su amo.

Si vive en una zona urbana, a veces puede molestar a los vecinos con su ensordecedor ladrido ante la menor intrusión.

De lo contrario, puede vivir en cualquier lugar sin ningún tipo de problema.

Salud del Spitz italiano

A pesar de su pequeño tamaño, son perros muy robustos que disfrutan de una excelente salud.

Raramente enfermo, el Spitz italiano no se ve afectado por ninguna patología en particular, defecto congénito o enfermedad genética.

La raza posee una gran longevidad.

CUIDADOS

Incluso si su pelaje es pálido y de pelo largo, un cepillado ocasional suele ser suficiente para mantenerlo limpia y saludable.

Sin embargo, no es necesario ningún otro mantenimiento o cuidado más especial.

Historia de la raza

Descendiente del Spitz europeo ya existente en la Edad de Bronce en la región centroeuropea, sus orígenes se remontan a los mismos antepasados del Spitz alemán.

El Spitz italiano no es descendiente del Spitz alemán, como suele creerse, sino que es un descendiente colateral.

El Volpino italiano debe su nombre original a su gran parecido con el zorro, volpino significa zorro en italiano.

En otra época en que la popularidad de la raza estaba en su apogeo, incluso el famoso Miguel Ángel (Michelangelo) poseía un ejemplar del Spitz italiano.

En el siglo XVIII fue el incansable compañero de los carteros del Lacio y la Toscana, gracias a su gran talento para la vigilancia.

Cuando acompañaba a los carteros, siempre estaba dispuesto a advertir con su ladrido estruendoso a todos los extraños que encontraba en su camino.

Criado en Italia desde tiempos inmemoriales, fue durante mucho tiempo adorado en las casas del pueblo y en los palacios de los señores de la época.

Este hermoso Spitz fue por lo tanto muy divulgado en Italia en un tiempo, tanto en las familias del pueblo como en las de la aristocracia italiana.

Más tarde, el Spitz alemán usurpó y arrebató el lugar del Spitz italiano, lo que provocó la extinción casi total de esta raza.

Salvada por unos pocos apasionados, la raza ya no está en peligro hoy en día, pero no ha llegado a alcanzar aún la popularidad de su semejante canino.

Este perro muy bonito, a pesar de su tamaño, se utilizó por primera vez para la vigilancia, este tenía y sigue teniendo una gran capacidad para ladrar ante la menor señal de intrusión, y evitaba así la presencia de personas malintencionadas.

Sus habilidades como perro guardián y de alarma eran muy apreciadas, se convirtió así en un compañero de vida muy estimado.

Sus muchas habilidades y grandes cualidades como mascota lo hicieron el favorito y el preferido de muchas familias europeas durante mucho tiempo.

Publicar comentario