¿Los perros pueden comer castañas? La respuesta de una veterinaria

castañas perros

Llega el otoño y los bosques se tintan de colores marrones y anaranjados, el suelo se llena de hojas y los castaños se cargan de sus deliciosos frutos. En la ciudad, los mercados están repletos de castañas y las calles se impregnan del aroma que desprenden los puestos de venta de estos frutos secos asados. 

La castaña más habitualmente consumida procede del castaño común. Madura en grupos de 2 o 3 unidades en el interior de una cúpula envuelta de espinas, denominada erizo por su apariencia externa. La parte comestible es la pulpa, de sabor agradable y dulce.

Vale la pena que leas este artículo sobre las castañas porque, no sólo brindan un sabor a fruto seco muy característico, sino que aportan propiedades y beneficios que tu mascota podrá aprovechar durante toda la temporada, desde el inicio del otoño hasta bien entrado el invierno.

los perros pueden comer castañas

¿Los perros pueden comer castañas?

Sí, los perros pueden comer castañas de vez en cuando pero poca cantidad, retirando previamente su cáscara externa y piel vellosa interna, y cortándola en pequeñas porciones. 

¿Y castañas asadas?

Sí, los perros pueden comer castañas asadas pero no tostadas en exceso. Este método de cocinado las hace más digestibles.

Composición nutricional de las castañas

Las castañas son un fruto seco con un buen perfil nutricional, es decir, aportan buena calidad y cantidad de nutrientes necesarios para el metabolismo de un ser vivo. Estos son los nutrientes principales por cada unidad de castaña (10 g):

Macronutrientes (se necesitan en grandes cantidades y aportan energía):

  • Energía: 17 Kcal
  • Proteínas: 0,2 g
  • Lípidos totales: 0,2 g
  • Hidratos de carbono: 3,3 g
  • Fibra: 0,6 g
  • Agua: 3,9 g

Micronutrientes (se necesitan en menor medida y no aportan energía):

  • Potasio: 41 mg
  • Fósforo: 21 mg
  • Magnesio: 3 mg
  • Calcio: 2,8 mg
  • Sodio: 0,9 mg
  • Vitamina B6: 0,03 mg
  • Tiamina: 0,02 mg
  • Riboflavina: 0,02 mg [1]

Beneficios de las castañas para tu perro

  • Baja en calorías: aún siendo un fruto seco, su contenido de grasa es bastante bajo, convirtiéndola en un buen snack para perros con obesidad [1].
  • Carbohidratos complejos: aporta energía en forma de almidón de absorción lenta, lo que las hace un alimento apto para perros con diabetes, manteniendo los niveles de azúcar equilibrados, y para animales con sobrepeso, porque disminuyen la sensación de hambre durante más tiempo.
  • Ácidos grasos esenciales, como el ácido graso omega 3, importantes para la correcta función cardiovascular, entre otros. 
  • Minerales, donde destacan el potasio, el fósforo y el magnesio: el potasio se encarga de regular la homeostasis, es decir, de mantener una estabilidad dentro del organismo y evitar trastornos sanguíneos, interviene en el metabolismo de los carbohidratos, en la síntesis de proteínas y en el correcto funcionamiento del sistema nervioso; el fósforo tiene un papel importante en la mineralización de huesos y dientes, en el metabolismo de la energía y en la absorción y transporte de nutrientes; el magnesio es importante en la actividad nerviosa y en la contracción muscular. 
  • Vitaminas: contiene vitaminas del grupo B que intervienen en el metabolismo de los nutrientes, en la producción de glóbulos rojos, en el crecimiento de los tejidos y en la respuesta inmune; también aporta vitamina C pero en baja cantidad. 
  • Fibra: concentra cantidades significativas aportando beneficios para la salud digestiva y evitar el estreñimiento.
  • Aminoácidos esenciales: son aquellos que deben ser introducidos en el cuerpo a través de los alimentos porque no pueden ser fabricados por él mismo. Su importancia radica en que son la base para sintetizar proteínas, enzimas y hormonas imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Encontramos, por ejemplo, arginina e isoleucina [2].
  • Compuestos fenólicos y taninos: son sustancias con actividad antioxidante y antiinflamatoria, y han sido usados como tratamiento adyuvante en diversos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, parasitarias, oculares y renales [3].

¿Cuáles son los riesgos de dar castañas a tu perro?

Como ya hemos mencionado, tu perro puede comer castañas de forma segura si es de manera puntual y una dosis pequeña. 

La cosa cambia si se atiborra de este fruto seco, ya que si ingiere una gran cantidad de castañas le podría ocasionar alteraciones en su organismo como malestar e hinchazón estomacal, vómitos, flatulencias y/o diarrea

Además, ten en cuenta que las castañas son de consistencia dura y, si nos las mastican lo suficiente, podrían quedar atascadas en vías respiratorias o digestivas, generando asfixia u obstrucción intestinal respectivamente. Para que esto no suceda, dáselas troceadas o evita dárselas a tu perro si suele engullir los alimentos. 

Puede que tu perro sea intolerante o alérgico a las castañas, así que si notas signos de intolerancia cuando las come, no le des más este fruto seco a tu mascota.

El fruto del castaño maduro es apto para perros pero, cuando está verde e inmaduro todavía colgando del árbol es peligroso, pues está cubierto de una cúpula espinosa que no se abre hasta que la castaña está completamente madura.

Estas espinas que lo recubren son como agujas y pueden quedar clavadas en su piel y/o boca causando lesiones superficiales y/o profundas y, si llegase a ingerir alguna, podría quedar clavada internamente, requiriendo endoscopia o cirugía para su extracción. Evita que tu perro se acerque a un castaño para evitar estos perjuicios.

¿Cómo darle castaña a tu perro de manera segura?

A continuación, te damos los pasos a seguir para que tu peludo disfrute de este saludable alimento sin causarle problemas:

  1. Escoge la castaña ideal: debe estar madura, cuando son de color marrón y han caído del árbol. Cuanto más brillante y lustrosa sea la corteza, mejor calidad tendrá. Nunca cojas aquellas castañas que presenten agujeros, por diminutos que sean, ya que probablemente tendrá gusanos en su interior. 
  2. Conservación: almacénala en un lugar fresco y seco, mejor extendidas en cestos y no dentro de bolsas de plástico ya que pueden enmohecer. Si en lugar de comprarla en el mercado, la has recolectado directamente del árbol, guardalas durante 7-10 días antes de consumirlas para disminuir el contenido de taninos y almidón, que son elevados en su estado crudo, para que se transformen en azúcares más asimilables y evitar digestiones más pesadas que produzcan molestias estomacales [1].
  3. Prepárala para comer: la parte comestible es la pulpa interior de color blanco-amarillento, así que debes retirar la cáscara que la envuelve (te puede ser más facil realizar esta tarea si las tuestas un poco previamente). Elimina también la piel vellosa y marrón que hay inmediatamente después de la corteza.
  4. Método de cocinado: puedes darle castaña cruda y sin condimentar, al natural, o bien levemente tostadas o asadas, ya que de esta forma se rompen los hidratos de carbono complejos siendo más fácil de digerir. También puedes hacerlas al horno o al microondas. No olvides hacerles un corte previo antes de cocinarlas para evitar que exploten y facilitar su pelado posterior.
  5. Maneras de ofrecérsela: desmenúzala en minúsculas porciones o tritúrala y mézclala en su bol de comida. También puedes usarla como refuerzo positivo para educarle o esconder los pequeños trozos de castaña en juguetes interactivos que le ayudarán a pasar un rato divertido o a paliar su ansiedad. 

¿Cuántas castañas puede comer mi perro?

Lo ideal es que coma una castaña cada tres o cuatro días. Esto depende siempre del tamaño de tu perro y del resto de snacks que haya comido a lo largo del día.

Recuerda que es un complemento de su dieta, por tanto, no debes sobrealimentar a tu perro con este fruto seco y no puede representar más de un 10% de su ingesta diaria.

¿Qué hacer si mi perro come demasiadas castañas?

Si tu perro se ha dado un atracón de castañas podría mostrar las alteraciones digestivas anteriormente citadas. En ese caso, puedes ayudarle de la siguiente manera:

  • Déjalo en un espacio tranquilo y no le hagas hacer ejercicio intenso, pues puede tener malestar y requerir reposo.
  • Dale dieta gastrointestinal con prebióticos para no forzar a su sistema digestivo a tener digestiones pesadas en los tres o cuatro días posteriores. 
  • Si muestra signos gastrointestinales, como vómitos o diarreas, que no se resuelven, llévale a su veterinario porque puede requerir pruebas y tratamiento para cortar esos síntomas y evitar que vaya a más. 

Alternativas a las castañas

Si estás buscando otros frutos secos para complementar la dieta de tu can, que le aporten ácidos grasos esenciales y vitaminas liposolubles, aquí te dejamos algunas ideas: 

¡Ojo! Nunca incluyas nueces de macadamia en la lista de frutos secos que puedes dar a tu perro, pues son tóxicas para ellos.

Conclusión

Los perros pueden comer castañas. La castaña ha de estar madura y puede comerla tanto cruda como ligeramente tostada, facilitando así su digestión. Antes de ofrecérsela, debes retirar la corteza externa y piel vellosa que recubre su pulpa, y partir el fruto en pequeños trozos. La cantidad debe ser moderada, aproximadamente una castaña cada tres o cuatro días.

Dale de probar castañas a tu peludo de cuatro patas antes de que acabe el frío invierno y comparte en comentarios cómo ha reaccionado ante este saludable fruto seco para que el resto de dueños de mascotas se atrevan a probarlo también.

Referencias 

[1] Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (10 de diciembre de 2022). Castaña (Castanea vulgaris). https://www.mapa.gob.es/es/ministerio/servicios/informacion/casta%C3%B1a_tcm30-103004.pdf 

[2] Borges, O., Gonçalves, B., Soeiro, J., Correia, P. and Silva, A. 2008. Nutritional quality of chestnut (Castanea sativa Mill.) cultivars from Portugal. Food Chemistry, 106: 976–984.

https://repositorio.utad.pt/bitstream/10348/6419/1/Nutritional%20Quality%20Chestnut….pdf

[3] Tuyen PT, Xuan TD, Khang DT, Ahmad A, Quan NV, Tu Anh TT, Anh LH, Minh TN. Phenolic Compositions and Antioxidant Properties in Bark, Flower, Inner Skin, Kernel and Leaf Extracts of Castanea crenata Sieb. et Zucc. Antioxidants. 2017; 6(2):31. https://doi.org/10.3390/antiox6020031 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *