Dogo mallorquín

Ca de Bou, Presa mallorquín

Este perro es un insuperable defensor de los más frágiles o desamparados y es esencialmente un perro de protección y de guardia. Muy cariñoso y sociable, el Dogo Mallorquín defenderá a su familia a toda costa y ante todo. Así pues, será inflexible con cualquiera que quiera causar algún tipo de daño a los miembros de la casa. Afortunadamente, es un perro perfectamente equilibrado que se tomará el tiempo de analizar la situación antes de actuar. Advertirá al extraño con su mirada penetrante acompañada de un ladrido lo que le permitirá tomar la sabia decisión de retirarse.

Altura 52 a 58 cm
Peso 30 a 38 kg
Esperanza de vida 10 to 12 años
País de origen España

Descripción rápida del Dogo mallorquín

Carácter

  • Aire un poco brusco o tosco
  • Carácter equilibrado y afectuoso
  • Fiel y tranquilo
  • Gentil con sus amos, ama a los niños

Aspecto

  • Aspecto macizo y potente
  • Silueta robusta
  • Construcción pesada
  • Pesado, pero, sin embargo, ágil

Salud

  • No padece ninguna patología en particular
  • En general, goza de una salud excelente
  • Se debe vigilar su crecimiento

Personalidad del Dogo mallorquín

Este perro de aspecto ligeramente bruto o tosco tiene un excelente carácter muy equilibrado y  muy afectuoso. Este es de naturaleza fiel y tranquila, sus genes ancestrales le han proporcionado una excelente aptitud como perro guardián, que ha conservado a lo largo del tiempo.

El "Ca de Bou" es amable con sus amos y le encantan los niños. Sabrá cómo protegerlos ante cualquier intrusión. Su naturaleza desconfiada le hace sospechar de los extraños, sirve y protege a su amo de una manera temible.

Este perro posee un instinto dominante, el cachorro debe recibir una educación firme y esta debe ser llevada a cabo con determinación y con gran seriedad para enseñarle desde muy temprano cuál es su lugar en la jerarquía familiar, de modo que no se muestre como macho dominante, especialmente si tiene que mezclarse con sus compañeros.

El Dogo Mallorquín es bastante combativo con sus compañeros, y le cuesta mucho convivir, sobre todo con los de su mismo sexo.

dogue de majorque personnalité

Aspecto de la raza

dogue de majorque

El Dogo Mallorquín es un perro de tamaño medio con una apariencia masiva y muy poderosa.

Su robusta silueta refleja su construcción fuerte y muy impresionante.

Su apariencia refleja muy bien su fuerza y su gran poder. A pesar de su aparente pesadez, sigue siendo muy ágil.

Altura

Entre 55 y 58 cm (21.65 y 22.83 pulgadas) para el macho
Entre 52 y 55 cm (20.47 y 21.65 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 35 y 38 kg (77.16 y 83.77 libras) para el macho
Entre 30 y 34 kg (66.14 y 74.96 libras) para la hembra

Color

El pelaje del Dogo mallorquín puede ser de color rojizo, castaño o negro.

Puede caracterizarse también por una máscara negra, puede destacar también por algunas manchas blancas, pero estas no estarán presentes en más del 30% del cuerpo, y estas estarán presentes siempre y cuando se encuentren en el pecho, en el hocico o en los pies delanteros.

Pelo

Su pelo muy corto es bastante áspero al tacto.

Morfología

Su enorme cabeza es muy poderosa, y tiene un cráneo muy grande.

Sus grandes ojos oblicuos tienen forma ovalada y son muy oscuros.

Sus orejas, ligeramente dobladas hacia atrás, están pegadas a la cabeza y son bastante cortas. Su gran hocico es corto. Su cola es grande pero se va estrechando y acaba, finalmente, en punta.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 2, a la sección 2 y al número #249

Precio y presupuesto mensual

Precio de un cachorro Dogo mallorquín: entre 1000 € / $ 1197 y 1400 € / $ 1676
Estos precios son indicativos y pueden variar según el criador

Consejos sobre esta raza

Esta fiel compañero guardián y protector no necesita el aire libre para ser feliz.

El jardín de una casa a las afueras es perfecto para él siempre y cuando pueda beneficiarse de la presencia de su familia.

Debido a su tamaño, la casa no siempre es el lugar perfecto para vivir, dado sus hábitos naturales de perro guardián. Ya sea en el campo, en las afueras o en la ciudad, si puede hacer un mínimo de ejercicio diario, será muy feliz.

Ya sea en el jardín, en la casa o en un apartamento, este moloso, cuando está en reposo, inspira confianza. Sin embargo, hay que tener cuidado con él. Una vez esté despierto, su mirada se vuelve penetrante e intransigente, cualquier extraño comprenderá gracias a esta que no podrá entrar sin su permiso.

Este perro es insuperable como protector de la familia.

Para contener este instinto protector, necesita una buena educación. La firmeza pero también la complicidad debe ser los ingredientes necesarios para su educación.

Se convertirá en un cómplice agradable, pero como es de naturaleza dominante, será muy difícil dominarlo. Es preferible tener un acuerdo mutuo para asegurar así su plena cooperación y su amor eterno.

Salud del Dogo mallorquín

Este poderoso perro no se ve afectado por ninguna patología en particular.

Su longevidad es normal o media y no requiere ninguna atención particular para su salud, puesto que en general esta es excelente.

Al igual que la mayoría de los perros grandes o de crecimiento rápido, el cachorro necesitará una buena alimentación basada en proteínas para garantizar un desarrollo adecuado y maximizar así su crecimiento.

Su crecimiento debe ser vigilado, pero una vez alcanzada la edad adulta, se convierte en un perro muy robusto.

CUIDADOS

Su pelaje no requiere ningún mantenimiento o cuidado particular, excepto un buen cepillado semanal que le resulta muy agradable.

Historia de la raza

Se cree que el Dogo Mallorquín se originó gracias a un cruce entre los perros de pelea y guardia de los ingleses, a menudo bulldogs, y el Dogo español, fiel protector utilizado como medio de defensa contra los corsarios y los piratas en el siglo XVIII.

Los intercambios comerciales de aquella época que se efectuaban a través del transporte marítimo, implicaba no sólo el comercio, sino también el intercambio de animales.

Puesto que el Dogo español ya era utilizado ampliamente en España para la caza y para los combates contra toros, los ingleses decidieron cruzar sus propios perros de pelea con perros de pelea españoles para ser competitivos y ganar las muy populares combates de lucha animal. Después de que Mallorca se convirtiera en una colonia inglesa, nació entonces el Dogo Mallorquín.

Se creó entonces el Ca de Bou, o "perro toro" en su país, y el Mastín Mallorquín se registró oficialmente en 1929, sin embargo, en 1923 se declaró su existencia en el Libro de Orígenes español.

Publicar comentario