Ratonero holandés

Dutch Smoushond, Hollandse Smoushond o Dutch Ratter

Concebido y nacido para seguir a los caballos y a sus jinetes, y para capturar a los roedores dañinos, el Ratonero holandés ha sido considerado durante mucho tiempo el perro del caballero o jinete por excelencia. Muy a gusto con todo el mundo y en todas las situaciones, fue durante mucho tiempo un perro muy apreciado por los jinetes nobles y su séquito. Desgraciadamente, a pesar de todas estas cualidades y los esfuerzos realizados para permitir que la raza florezca, los ejemplares son todavía muy escasos en Europa, así como en otras partes del mundo.

Altura 35 a 42 cm
Peso 15 a 20 kg
Esperanza de vida 13 to 15 años

Descripción rápida del Ratonero holandés

Carácter

  • Calmado y equilibrado
  • Afectuoso y amigable
  • Feliz y alegre
  • Se integra bien con la familia

Aspecto

  • Músculos bien desarrollados
  • Aspecto general ni pesado ni tosco
  • Cuerpo de la hembra es más largo que el del macho

Salud

  • Sólido y robusto
  • Aspecto muy resistente
  • No padece ninguna patología en particular
  • Raramente enfermo

Personalidad del Ratonero holandés

Tranquilo, equilibrado, afectuoso, amigable, alegre y contento, el Ratonero Holandés está perfectamente a gusto donde quiera que esté.

Ni demasiado activo, ni demasiado tímido, ni agresivo, es un verdadero perro de familia que se integra muy fácilmente en todas las situaciones familiares.

Con una naturaleza muy sociable y una gran inteligencia, es fácil de adiestrar y de socializar.

Es el perro de la familia por excelencia. Amistoso, sociable y fácil de educar, está siempre alegre y es muy agradable, este se integrará sin dificultad en la familia.

No es de naturaleza muy demostrativa ni afectuosa, pero ofrece mucho cariño a los que le rodean. A pesar de su apariencia un poco descuidada a primera vista, no es un perro vagabundo.

Aunque no es agresivo por naturaleza, no es para nada tímido y advertirá ante la menor intrusión. Sin embargo, prefiere simplemente advertir a pasar a la acción, casi nunca interfiere directamente.

Sin embargo, ladra lo suficiente para disuadir a la mayoría de los personas no deseadas. Sin embargo, no ladra en abundancia o innecesariamente, sólo lo hará cuando sea absolutamente necesario.

Su gran intuición, así como su inteligencia hacen que su educación sea muy fácil, esta puede ser llevada a cabo por un principiante sin ningún tipo de problema.

Su socialización también es relativamente fácil, ya que no tiene ningún problema en vivir con otros perros u otros animales en la casa.

Aspecto de la raza

netherlands smous

Su físico, bien construido, con músculos bien desarrollados, parece específicamente adaptado para seguir a las tripulaciones y a los caballos, y para atrapar alimañas dañinas de los alrededores.

Su apariencia general, está adaptada a estas funciones, lo que le ha valido el apodo de "perro de cochero" y "perro de establo". Su apariencia general no es ni pesada o torpe ni tosca.

En general, el cuerpo de la hembra es un poco más largo que el del macho.

Altura

Entre 35 y 42 cm (13.78 y 16.54 pulgadas) para el macho
Entre 35 y 40 cm (13.78 y 15.75 pulgadas) para la hembra

Peso

Entre 15 y 20 kg (33.07 y 44.09 libras) para el macho
Entre 15 y 20 kg (33.07 y 44.09 libras) para la hembra

Color

El color del pelaje es generalmente amarillo, pero suele preferirse un color pajizo oscuro.

Pelo

El pelaje es áspero, grueso y más bien descuidado y despeinado en todo el cuerpo, y de longitud media en las piernas, donde se forma una especie de fleco.

En la cabeza es ligeramente más corto, pero los ejemplares también tienen bigotes, barba y cejas más largas que el resto de la cabeza.

Morfología

El cráneo ligeramente abovedado tiene un stop (depresión frontonasal) claramente definido. Los grandes ojos redondos y muy oscuros son un rasgo característico de los Ratoneros holandeses, con su expresión viva y amable.

Las pequeñas orejas caídas, son llevadas altas y están pegadas a las mejillas, estas son triangulares.

La pequeña nariz es completamente negra. La cola es corta y es llevada alegremente y jamás se enrosca sobre la espalda.

A veces se puede acortar a dos tercios de su longitud natural, o puede ser llevada también de forma natural.

Según la FCI, esta raza pertenece al grupo 2, a la sección 1 y al número #308

Consejos sobre esta raza

Le encanta el ejercicio, pero puede adaptarse fácilmente a la vida de la ciudad si es necesario.

En este caso, debería poder beneficiarse de varias salidas diarias para gastar su energía.

Aunque era muy apreciado por los jinetes, tanto para seguir a sus caballos, como para cazar a los pequeños roedores, hoy en día se ha convertido esencialmente en un perro de compañía.

Sobresale en esta función, pero no obstante ha conservado su antiguo lado de rastreador, por lo que sigue siendo igual de temible para los roedores del jardín o de los alrededores.

El Ratonero holandés es compatible con todo tipo de propietarios. Puede integrarse fácilmente en una familia con niños muy pequeños, o simplemente acompañar a una persona mayor a diario, haciendo la vida un poco más agradable día a día.

Es fácil convivir con él y requiere poco mantenimiento, por lo que es realmente accesible para todos.

Salud del Ratonero holandés

Sólido y robusto, este perro de aspecto muy resistente no está vinculado con ningún problema de salud en particular.

Raramente enfermo, el Ratonero holandés generalmente disfruta de una excelente salud y de una gran longevidad.

CUIDADOS

El pelaje está muy despeinado y necesita ser cepillado al menos una vez a la semana para mantenerlo limpio y en perfecto estado de salud.

Sin embargo, en su caso no es necesario ningún otro mantenimiento o cuidado más particular.

Historia de la raza

Sus orígenes siguen siendo un misterio hasta hoy en día. Aunque parece provenir del Schnauzer, no hay datos oficiales sobre su verdadero origen.

En el siglo XIX, eran muy comunes en las tiendas para ahuyentar a los roedores y otras alimañas. Asimismo, solían acompañar también a los jinetes, que los apreciaban mucho en aquella época.

La raza casi desapareció completamente; sin embargo, para recuperarse tras esta dramática disminución de los ejemplares, se hicieron grandes y considerables esfuerzos en la década de 1980.

Esta antigua raza, nacida para seguir a los caballos y a los nobles jinetes de la época, debe su nombre al significado de la palabra "smous" que significa grifón en holandés.

La palabra "smous" también significa ratón en otro dialecto, vinculándolo a su función como cazador de aquella época.

A pesar de su apariencia, este gentil ejemplar, que tiene la apariencia de un perrito despeinado, es un excelente perro guardián, que evita la intrusión de personas no deseadas, usando su poder de disuasión o ladrando fuerte.

Además, es una excelente compañero de vida por su constancia, por su fidelidad y por la alegría de vivir que aporta a todos los miembros de su familia.

Publicar comentario