¿Por qué los perros comen caca de conejo?

perro comiendo hierba

Amas a tu perro pero… ¿a veces se comporta extraño? Actúa como una aspiradora y se come cualquier cosa que encuentra a su paso, como tus calcetines, el envoltorio de plástico del bollo que te has comido o lo que es peor, ¡las cacas de tu otra mascota, tu conejo!

Esta última conducta se denomina coprofagia y se refiere al acto de comer excrementos, de uno mismo o de otras especies. Sucede muy rápido, en un segundo tu perro está olisqueando el jardín y al momento está comiendo caca de conejo como si de un delicioso manjar se tratase.

¿Quieres saber el motivo de esta actuación? ¿Los riesgos que conlleva? ¿Cómo prevenirlo? ¡Sigue leyendo!

¿Por qué los perros comen caca de conejo?

Los perros comen caca de conejo por una variedad de razones, incluyendo una deficiencia nutricional, curiosidad o un trastorno de la conducta o de la salud. Es una actuación relativamente común y rara vez causa una enfermedad grave, pero aconsejamos evitarla.

A continuación desarrollamos las causas por las que los perros comen cacas de perro:

Hambre

Ya lo dice el refrán: ‘A buen hambre, no hay pan duro’. Así que un perro hambriento puede probar cualquier cosa que capte su agudo olfato y le lleve hasta ello. 

La cantidad de alimento que necesita un perro varía según su edad, tamaño, raza y nivel de actividad, por tanto, debes asegurarte de que tu perro está recibiendo una dieta adaptada a sus requerimientos. Es importante entender cómo se comporta para saber reconocer si se le está proporcionando el alimento y la cantidad apropiada [1].

Aquí te dejamos una tabla para ayudarte a calcular qué cantidad de comida diaria necesita tu can. Si estás infra alimentando a tu perro, puede ser la causa de esta desagradable conducta.

Curiosidad

La curiosidad es un comportamiento normal y frecuente en los perros. Exploran el entorno y captan sonidos y olores desconocidos, que les llevan a seguir a otros animales o personas, inspeccionar nuevos lugares y olfatear el rastro de aromas que les llaman la atención. De esta manera, además de aprender, se aseguran de que el entorno donde viven es seguro. 

Este instinto de investigar es otro de los motivos por los cuales pueden ser atraídos a comer caca de conejo. 

Deficiencias nutricionales

Un déficit nutricional puede ser causado por una variedad de factores, entre ellos una dieta inadecuada, una enfermedad o trastornos gastrointestinales. Esto puede provocar que los perros consuman cosas inapropiadas para cubrir esa carencia nutricional que su organismo necesita.

Las heces de conejo suelen contener cantidades elevadas de alimento no digerido, como fibra, vitaminas del grupo B y fósforo, ya que su dieta es rica en esos nutrientes, y ese puede ser el motivo por el cual consumen sus cacas [2]. 

Es importante proporcionar una dieta balanceada para evitar estos problemas y asegurar que tu perro recibe los nutrientes que necesita para estar sano.

Si sospechas que tu perro come caca de conejo por un déficit nutricional, te recomendamos que visites a un veterinario nutricionista para revisar si su dieta está desequilibrada. Aquí te dejamos una guía de FEDIAF donde encontrarás las recomendaciones de nutrientes para perros según su etapa de vida.

Pica

La pica es una alteración del comportamiento en la cual el perro ingiere de forma reiterada elementos no alimenticios, como ropa, plástico, tierra o excrementos. Puede ser debida a varias causas, como una dieta inadecuada, estrés, ansiedad, aburrimiento o problemas de salud, como una anemia, trastorno metabólico o enfermedad gastrointestinal. 

La pica puede ser perjudicial para la salud de tu perro, ya que puede ingerir objetos que pongan en riesgo su vida, y puede ser causada por un problema de salud subyacente. Así que si tu perro realiza esta conducta de forma continua, te recomendamos consultar a tu veterinario para encontrar la causa que motiva la pica y poder así instaurar un tratamiento adecuado.  

¿Es peligroso?

En general, la caca de conejo no es tóxica ni extremadamente perjudicial para los perros, especialmente si han consumido una pequeña cantidad, ya que principalmente está formada por pasto y heno. No obstante, sí que le puede causar signos gastrointestinales, además de que es desagradable.

La caca de conejo puede ser portadora de agentes infecciosos, como parásitos gastrointestinales, bacterias u hongos. Es cierto que éstos suelen ser especie-específicos, es decir, son capaces de infectar a los conejos pero no a otros animales, como en este caso a los perros, pero existe una pequeña posibilidad de que haya una infección cruzada y el perro enferme por un microorganismo de conejos.

En animales inmunosuprimidos o cachorros sí que puede suponer un mayor riesgo, pues sus defensas son más bajas y pueden enfermar con mayor probabilidad. En este caso es primordial  evitar el contacto con heces de conejo y mantener una buena higiene del ambiente.

Acude a tu veterinario de confianza si tu perro presenta vómitos o diarreas después de ingerir heces de conejo.

¿Hay parásitos en las cacas de conejo?

Sí, pueden haber parásitos en las heces de conejo. Estos son algunos de los más comunes:

Leptospira

La leptospira es una bacteria que causa leptospirosis a los animales infectados. Los perros se pueden infectar por contacto con agua o suelo contaminado con orina de animales infectados.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor muscular, debilidad, pérdida de apetito, sed, aumento de micción, ictericia (o coloración amarillenta de mucosas y ojos), y orina oscura, pudiendo llegar a ser muy grave provocando daño renal y hepático e, incluso, la muerte. Se diagnostica mediante una prueba sanguínea y el tratamiento consta de antibioterapia y medicación sintomática.

Cada especie animal tiene una serovariedad de Leptospira específica y, aunque existen varias serovariedades que pueden infectar a diferentes especies animales, es infrecuente que un perro sea infectado por una serovariedad de Leptospira específica de conejo [3].

Coccidios

Un coccidio es un protozoo que se puede encontrar en el intestino de los animales y causar infección del tracto gastrointestinal, llamada coccidiosis, caracterizada por diarrea, fiebre y pérdida de peso en animales infectados.

La prevención y el tratamiento de la coccidiosis se realiza mediante antiparasitarios orales y medidas de desinfección adecuadas.

En general, los coccidios son específicos de especie, por tanto, es poco probable que un perro sea infectado por un coccidio de conejo [4]. 

Giardia

Es un protozoo que causa giardiasis en los animales infectados. Los síntomas incluyen diarrea, flatulencias, vómitos, pérdida de apetito y de peso. Se puede diagnosticar mediante un examen coprológico.

Si tu perro está infectado por giardias, requerirá tratamiento oral y limpieza y desinfección de las superficies de su entorno para reducir el riesgo de una reinfección.

Un perro se puede infectar al ingerir agua o comida contaminada, en este caso por caca de conejo infectada, pero no todas las cepas de Giardia pueden infectar a ambas especies; de hecho, aunque hay casos reportados de infección cruzada, la probabilidad de que un perro enferme por una infección de Giardia de conejo es baja debido a la diferencia en la anatomía del tracto digestivo [5]. 

¿Cómo reconocer la caca de conejo?

Si has tenido conejos de mascota o vives en las afueras de la ciudad es posible que sepas reconocer cómo son las cacas de conejo, de no ser así, igual no has visto una en tu vida y pueden ser difíciles de distinguir de las heces de otros animales, así que a continuación te ayudamos a saber identificarlas. 

Debes saber que los conejos producen dos tipos de heces:

  1. Heces ‘reales’

Estas heces tienen una forma redonda y regular. Son pequeñas, de aproximadamente cinco milímetros de diámetro. Tienen una textura suave y dura. Son de color marrón, aunque pueden contener pelos o restos de vegetación adheridos variando según la dieta del conejo. Estos excrementos los depositan en pequeñas pilas. 

  1. Cecotrofos  

Son heces blandas o heces nocturnas fabricados en el ciego, un tramo del intestino grueso, y están formados por alimentos parcialmente digeridos. Se producen unas horas después de que el conejo coma, generalmente por la noche.

Los cecotrofos son de menor tamaño que las heces y, a menudo, se juntan en una sola masa en forma de racimos de uvas. Tiene un olor más fuerte y característico que las heces típicas, y son de un color más oscuro.

Los conejos se comen estos cecotrofos, conducta denominada cecotrofia, para reutilizar los nutrientes no digeridos que contienen, por tanto, es probable que los conejos se coman sus propios cecotrofos antes de que tu perro tenga la oportunidad de hacerlo [2]. 

Desde el punto de vista de salud canina, no importa si lo que se come el perro son heces de conejo o cecotrofos.

Además de las características físicas de las heces de conejo, otros indicios que te pueden ayudar a identificarlas es la presencia de conejos alrededor de tu jardín, huellas, madrigueras o excavaciones.

¿Cómo hacer que mi perro deje de comer caca de conejo? 

¿Tu perro te da lametazos en la cara después de comer caca de conejo? No debe ser muy agradable… Te damos algunas estrategias que te pueden ser útiles para evitar que siga teniendo esa conducta: 

  • Comprueba que está comiendo una dieta adecuada: si notas que constantemente tu perro está hambriento, revisa el tipo y cantidad de comida que le das, pues puede no ser lo suficientemente nutritiva para él o requerir una mayor ración.
  • Supervisa a tu perro cuando está en el exterior: si tienes un conejo de mascota o vives cerca del bosque puede que tu jardín esté lleno de heces de conejo, así que recomendamos que acompañes a tu perro cuando esté en esa zona para reducir la posibilidad de que consuma las cacas de conejo que olfatee. 
  • Evita la entrada de conejos a tu jardín: puedes colocar barreras alrededor de tu propiedad, cortar las malezas y otros escondites donde pueden permanecer, eliminar hierbas y alimentos que le pueden atraer.
  • Cubre las cacas de conejo con vinagre o cítricos: tu perro comenzará a asociar el desagradable sabor y olor con las cacas de conejo y, como resultado, las rechazará y dejará de comerlas.
  • Entrena a tu perro para que no coma nada del suelo: en este vídeo te enseñan cómo hacerlo.
  • Distrae a tu perro estimulando su mente: haz que haga ejercicio, de esta forma es menos probable que coma cacas de conejo por aburrimiento. 
  • Ponle un bozal: si no te hace caso cuando le pides que escupa las cacas o cuando le pillas comiendolas, una solución puede ser taparle la boca con un bozal. Puedes encontrarlo en cualquier tienda de mascotas o puedes hacerlo tú mismo.
  • Contacta con profesionales: si sospechas que tu perro sufre pica, visita a tu veterinario para descartar que no sea causada por un problema de salud; si está todo bien, programa una cita con un etólogo canino para abordar el problema.

Conclusiones

Los perros pueden comer caca de conejo por una gran variedad de razones, desde deficiencias nutricionales, curiosidad, hasta una problema de salud.

Si bien la caca de conejo puede causar alteraciones leves en los perros, como gastroenteritis, recomendamos prevenir su ingesta mediante la restricción del acceso del perro a la caca de conejo manteniendo una buena higiene de su hábitat, un estilo de vida activo y una alimentación adecuada.

¿Conoces alguna otra técnica para evitar que los perros coman caca de conejo? Comparte tus trucos con el resto de ‘dogplaneters’ para que puedan hacer lo mismo con sus mascotas.

Referencias

[1] FEDIAF (2016). Guías Nutricionales para alimentos completos y complementarios para perros y gatos. https://www.um.es/documents/14554/744854/Guias-Nutricionales-FEDIAF-es-2017.pdf/410142b0-9ad7-4752-a0a7-3b102b1dc3c0 

[2] Romero, C. (2008). La importancia de la cecotrofia en el conejo. Boletín de cunicultura lagomorpha, (156), 53-56.

[3] Azócar-Aedo, L., Smits, H. L., & Monti, G. (2014). Leptospirosis in dogs and cats: epidemiology, clinical disease, zoonotic implications and prevention. Archivos de medicina veterinária, 46(3), 337-348.

[4] Dacal, V., Fontán, R. P., & Vázquez, L. (2006). Principales parasitosis internas de los conejos: medidas de prevención y control. Boletín de cunicultura lagomorpha, (146), 25-30.

[5] Benito R. Giardiasis en caninos y felinos domésticos. Revisión de la epidemiología diagnóstico, tratamiento, prevención y control [Tesina]. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Facultad de Medicina Veterinaria, Escuela Académico Profesional de Medicina Veterinaria; 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *