¿Los perros pueden comer pera? La respuesta de una veterinaria

pera perros

Existen diferentes variedades de pera según la época del año. Su pulpa, granulada y tierna, se derrite en la boca, y su piel, cargada de nutrientes, aporta innumerables beneficios para la salud. 

Ya lo dice el refrán: “peras, cuantas quieras” ya que se trata de un alimento muy digestivo, con alto contenido de vitaminas, minerales y agua, y baja en grasas. Pero te preguntarás… ¿también puede comer mi perro tantas peras como quiera? Pues bien, debemos matizar esta respuesta porque los perros sí que pueden comer peras, pero no en exceso ni en todas sus formas. 

No te pierdas este interesante artículo sobre las peras para perros. ¡No tiene desperdicio! Como la fruta de la que hablaremos.

¿Los perros pueden comer pera?

La respuesta es sí, los perros pueden comer pera, sin tallo, corazón ni semillas, cortada en pequeñas porciones y en cantidades moderadas.

¿Y la piel?

Los perros pueden comer esta fruta con o sin piel. Recomendamos darle pera con piel porque es la parte de la fruta que concentra mayor cantidad de fibra y flavonoides, que es una sustancia natural propia de las plantas con efectos positivos para su organismo. ¡Pero ojo! No olvides lavarla bien antes de dársela.

Beneficios de la pera para los perros

La pera es uno de los alimentos más jugosos y dulces para un perro. Esta fruta aporta innumerables beneficios para dar vitalidad a tu peludo. A continuación, enumeramos algunos de sus nutrientes más importantes con sus propiedades saludables:  

  • Agua: aporta hidratación porque está compuesta por más de un 80% de agua, lo que la convierte en una fruta ideal para paliar la sed y refrescar durante los cálidos días de verano; además, promueve la diuresis, es decir, ayuda a eliminar líquidos del cuerpo a través de la orina, teniendo así acción depurativa y ayudando a reducir la presión arterial.
  • Fibra: potencia la salud digestiva, siendo beneficiosa en casos de estreñimiento, pues promueve la motilidad intestinal, y en casos de diarrea, por su carácter astringente.
  • Azúcares: está formada por azúcares simples que se convierten en una fuente de energía rápida.
  • Grasas: tienen muy bajo contenido calórico.
  • Vitamina C, E y del grupo B: potentes antioxidantes y nutrientes esenciales.
  • Cobre y potasio: son minerales que ayudan a mantener la salud nerviosa y sanguínea respectivamente.
  • Ácido clorogénico: es un tipo de flavonoide con potente acción antioxidante y que puede prevenir enfermedades crónicas, como el cáncer y la enfermedad cardiovascular, potenciar el sistema inmune y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia. 
  • Arbutina: es un compuesto natural que actúa como antibiótico [1].

¿Cuáles son los riesgos de dar peras a tu perro?

La pera es una fruta muy provechosa para tu can, sin embargo, debes tomar ciertas precauciones a la hora de ofrecérsela si no quieres generarle un daño.

El corazón de la pera y las semillas

El corazón de la pera es rígido y compacto, pudiendo quedar atascado en vías respiratorias, y producir asfixia, o en vías digestivas, y producir obstrucción intestinal, poniendo en riesgo la vida del animal en ambos casos. Además, es difícil de digerir y le causará dolor estomacal.

Las semillas contienen moléculas que se pueden convertir en cianuro, potencialmente tóxico para su organismo, especialmente para el sistema nervioso. Se encuentra en pequeñas cantidades pero, si ingiriera una gran cantidad de peras, supondría un grave peligro.

Peras no maduras

Tiene una consistencia mucho más dura que una pera madura lo que puede producir dolor en las encías al morderla, además de ser incómoda y difícil de comer y, como puede costarle masticarla, hay un mayor riesgo de que trague un pedazo muy grande y pueda quedar atorado generando ahogamiento u obstrucción intestinal.

Peras enlatadas

La pera enlatada en sí es apta para que la coman nuestras mascotas pero no lo es el líquido que la contiene, pues ese almíbar incluye conservantes y azúcares añadidos insalubres para tu mascota, así que no aconsejamos que tu perro no coma pera enlatada.

Especias y condimentos

Los perros pueden comer esta fruta fresca y al natural, pero no la sazones ni añadas azúcar para hacer mermelada, compota o tarta de pera, pues no son ingredientes aptos para tu perro.

Peras que crecen en tu jardín

Estas peras no son tóxicas para tu mascota ni tampoco el árbol que las produce, el riesgo se encuentra en las ramas del peral, ya que si las arranca y mordisquea, las astillas que tiene la madera podrían dañar su boca y sistema digestivo al tragarlas. 

Perros con problemas de salud

Si tu perro padece obesidad evita esta fruta rica en azúcares para no empeorar su enfermedad. 

¿Cómo darle pera a tu perro de manera segura?

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que la pera esté madura haciendo la ‘prueba del pulgar’: debes notar que al presionar la carne con el pulgar, cede y no está dura, de ser así no sería apta para ofrecer a tu perro.

A continuación, lávala y extrae el tallo, corazón y semillas, por las consecuencias negativas que pueden generar a tu perro explicadas en apartados anteriores.

Por último, trocéala para darla como snack a tu perro. 

Puedes combinarla con otras frutas y verduras para hacer su dieta más rica y variada.

Como siempre, si es la primera vez que le das esta fruta a tu mascota, dale una muy pequeña cantidad y, si ves que le gusta y no le genera signos de intolerancia alimentaria, puedes ir añadiendo progresivamente más cantidad.

¿Cuántas peras puede comer mi perro?

Aunque es una de las frutas saludables para tu perro, debe tomarla con moderación si no quieres ocasionarle perjuicios.

La cantidad de peras que puede comer tu perro dependerá de su tamaño y de lo que haya comido en ese día, ya que no le debes atiborrar de premios si no quieres causarle daños a tu amigo de cuatro patas. Ten en mente la regla del 10%: los snacks deben representar como máximo el 10% de su alimentación diaria, ya que se trata de un complemento de su dieta, no su componente principal. 

¿Qué hacer si mi perro come demasiadas peras?

Si has pillado a tu chucho devorando las peras que tenías en el frutero, déjale en un lugar tranquilo, ya que si tu perro ha comido demasiadas peras seguramente le cause gases, dolor estomacal e, incluso, vómitos o diarreas.

Durante los dos o tres siguientes días, dale únicamente dieta blanda a base de arroz hervido mezclado con alguna verdura hervida con efecto astringente, como zanahoria o calabaza, y si ves que evoluciona bien y no muestra más signos gastrointestinales, vuelve progresivamente a darle de comer su pienso habitual. También puedes darle probióticos para acelerar la recuperación de su sistema digestivo. 

Si esta sintomatología no cesa, llévale a su veterinario, pues puede requerir tratamiento para evitar que se deshidrate. 

Alternativas a las peras

Las peras son una excelente elección para incorporar en la dieta de tu mascota, pero hay un sinfín de frutas que puedes darle. Si te estás preguntando qué frutas pueden comer los perros, echa un ojo a este artículo, ¡en él se resolverán todas tus dudas!

Preguntas frecuentes

¿Los perros pueden beber zumo de pera?

No, los perros no deben beber zumo de pera por sus elevados niveles de azúcares. Es particularmente nocivo si tu mascota padece sobrepeso, pues empeoraría su enfermedad.

¿Los perros diabéticos pueden comer pera? 

Sí, los perros diabéticos pueden comer pera porque, pese a ser una fruta con alto contenido de azúcares, tiene un índice glucémico moderado-bajo, es decir, no crea picos de azúcar en sangre muy elevados, que son especialmente perjudiciales en estos animales. Esto es gracias a que contiene mucha fibra que ralentiza la absorción de glucosa.

¿Los perros pueden comer pera cocida?

Sí, los perros pueden comer pera cocida. Ésta es beneficiosa en los canes con aparato digestivo delicado o más sensible, pero debes saber que de está forma pierde gran parte de sus vitaminas, perdiendo también gran parte de sus beneficios.

¿Los perros pueden comer pera deshidratada?

Sí, los perros pueden comer pera deshidratada pero deben restringir mucho más la cantidad que ingieren en comparación con la pera fresca porque cada porción de pera deshidratada concentra mucho más azúcar, lo que sería contraproducente sobre todo si tu mascota es obesa o diabética.  

¿Los perros pueden comer pera congelada?

Sí, los perros pueden comer pera congelada. Esconde varios trozos de pera congelada en un Kong para mantenerle entretenido mientras le aportas beneficios para su salud.

Conclusión

Los perros pueden comer pera, mejor fresca que procesada. Ofrécesela lavada y con piel, ya que contiene más nutrientes. Retira su tallo, corazón y pepitas y córtala en pequeñas porciones para dársela como premio, en cantidades reducidas

Si en la frutería de tu barrio se han quedado sin peras y quieres darle esta deliciosa y nutritiva fruta a tu perro, también la puedes encontrar en tu tienda de mascotas de confianza en forma de snack o golosinas lista para degustar.

Referencias

[1] Ahmet Öztürk, Leyla Demirsoy, Hüsnü Demirsoy, Adem Asan & Osman Gül (2015) Phenolic Compounds and Chemical Characteristics of Pears (Pyrus Communis L.), International Journal of Food Properties, 18:3, 536-546, DOI: 10.1080/10942912.2013.835821

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *